(El Mercurio) El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) decidió actuar ante la eventual expansión de la industria del salmón en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena. De acuerdo con datos del organismo, existen 126 concesiones aprobadas en el austral territorio, de las cuales 35 se encuentran actualmente operando. En cuanto a la participación de las firmas según número de ejemplares en cultivo, Australis lidera con el 40%, seguida por Nova Austral, Salmones Magallanes y Cermaq. No obstante, Blumar y Multiexport ya han anunciado su presencia en la zona, lo que incrementaría la producción.

Ante este escenario, el director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, afirmó que el Servicio implementará un plan más estricto con el fin de preservar los positivos estándares ambientales y sanitarios de la zona. “Lo que uno puede ver en Magallanes es que los indicadores sanitarios son notablemente mejores que en el resto del país, condición que nosotros queremos mantener”, destacó.

Según Burgos, este nuevo modelo de control para la actividad salmonicultora en Magallanes comprenderá el uso masivo de vacunas, especialmente contra la Septicemia Rickettsial Salmonídea (SRS) y la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD, por sus siglas en inglés), siendo esta última una patología endémica de la zona. Además, en caso de que ocurra algún evento, los plazos para notificar a la autoridad serán más acotados, con el fin de implementar medidas en forma más veloz. También habrá un cálculo de riesgo más exigente para las siembras en comparación con otras regiones.

Burgos agregó que “el enfoque que le estamos dando es mucho más estricto para evitar que las enfermedades puedan desarrollarse y que tengan el impacto que tiene, por ejemplo, el SRS en el resto del país”. El timonel del ente de fiscalización acuícola-pesquera sostuvo que es una zona donde hace bastante tiempo no existen brotes del virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv) y los niveles de cáligus son muy bajos. Sin embargo, detalló que el BKD requiere de un tratamiento distinto.

El director nacional del organismo aseguró que aún no ha tenido reuniones con la industria para abordar esta materia. Sin embargo, adelantó que le presentará el plan completo durante la segunda quincena de noviembre con el fin de intercambiar opiniones. Además, las compañías podrán realizar observaciones sobre las medidas. Sin perjuicio de lo anterior, el objetivo de la autoridad es implementar el programa desde el 1 de enero del próximo año.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en El Mercurio.