Un monitoreo permanente ante eventuales floraciones algales nocivas (FANs, también conocidas como blooms) y mortalidades masivas en los centros de cultivo, desarrolla el equipo del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, tras la detección de un bloom el pasado 14 de noviembre en el sector de estero Córdova (agrupación de concesiones de salmónidos, “barrio”, número 52) donde muestreos positivos arrojaron la presencia de microalgas de la especie Leptocilyndrus mínimus, lo que provocó mortalidades en peces de Australis Mar S.A.

El director regional del Sernapesca, Patricio Díaz, destacó que como Servicio se actuó oportunamente, activando la alerta y el seguimiento al plan de contingencia de mortalidades de la empresa para reducir esta carga.

“La mortalidad fue reducida en el sistema de ensilaje del centro de cultivo. Uno de los centros se encuentra en proceso de cosecha de salmón Atlántico (Salmo salar), tiene aproximadamente 1,1 millón de peces distribuidos en 15 jaulas, con un peso promedio de 5,4 kg cada uno, siendo la mortalidad acumulada del centro de aproximadamente el 8,6%”, precisó Patricio Díaz.

Foto Sernapesca Magallanes1

El equipo regional del Sernapesca se reunió además con la autoridad marítima y la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) de la región para coordinar estas acciones y verificar en terreno el cumplimiento de los planes de contingencia de la empresa en cuanto al manejo de mortalidad, proceso que concluyó positivamente tras visitar los tres centros de cultivo que mantiene la compañía en la zona.

Pilar Godoy, encargada de Acuicultura del Sernapesca Magallanes, explicó que durante dos días se produjo el punto más alto de mortalidades con cuatro toneladas diarias (700 unidades/día), niveles que fueron bajando a menos de 1,5 tonelada diaria.

La jefa regional de Acuicultura precisó finalmente que luego de la consolidación de antecedentes, se verificó que se trató de un caso puntual “con un alza de mortalidad por FAN, pero cambiaron las condiciones, bajaron las FAN y la mortalidad volvió a la normalidad, teniendo 50 – 60 piezas diarias en el centro muertas; un centro que se encuentra actualmente en cosecha con la especie salar y pesos que están sobre los 5 kilos”, detalló Pilar Godoy, añadiendo que el Sernapesca mantendrá el monitoreo en la zona con el objetivo de actuar oportunamente ante otros eventuales casos.