(El Mercurio) Por primera vez desde que rige la actual ley de pesca, a partir de 2013, se subastará un importante volumen de jurel, una de las tres principales pesquerías extractivas del país, y que en 2016 registró exportaciones por unos US$96 millones.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Berazaluce, explicó que entre el 19 y 21 de diciembre próximos se licitarán cerca de 50.000 toneladas, cuota que está valorizada -según precio del producto en playa- en unos US$15 millones, cifra que podría variar al alza, de todos modos, si las ofertas son competitivas.

Berazaluce explicó que la subasta se activa porque la pesquería del jurel alcanzó el rendimiento máximo sostenible (RMS), es decir, se trata de un recurso que está “sano y se explota de forma sustentable”.

A modo de ejemplo, la autoridad recordó que Chile retuvo su 64,6% de participación en las capturas de jurel en la reunión de enero pasado de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP), realizada en Australia. Ese porcentaje equivale a unas 317.000 toneladas para este año, mientras que para 2018 subirá a unas 360.000 toneladas.

“El comité científico del jurel que se reunió en China en septiembre estableció que se aumentó la cuota para el caso chileno en cerca de 30.000 a 50.000 toneladas y con esos números corresponde activar la licitación”, subrayó Berazaluce. La subasta corresponde al 15% de la fracción industrial.

La autoridad explicó que la licitación contempla dos lotes. Uno considera el 40% del volumen y pueden participar empresas de menor tamaño y los industriales.

El otro 60% está reservado exclusivamente para compañías más pequeñas, lo cual tendría preocupados a los industriales tradicionales, que estarían pidiendo que se subaste solo 10% de los recursos a actores de menor tamaño.

Las cuotas obtenidas vía licitación se llaman Licencias Transables de Pesca tipo B y se trata de derechos transferibles con una vigencia de 20 años.

En la región del Biobío se licitarán 35.000 toneladas de jurel; en la zona norte, unas 7.800 toneladas; mientras en el sur y en el centro-norte serán 4.900 y 1.600 toneladas, respectivamente.

“Estamos contentos de que se esté licitando el jurel, porque vamos a permitir el ingreso de nuevos actores, pues dejaremos una porción bastante interesante para las empresas de menor tamaño. La pesquería está en franca recuperación”, afirmó Berazaluce.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en Economía y Negocios de El Mercurio.