Fuente: Editec

La semana pasada, en la región de La Araucanía, se inauguró el Centro de Mejoramiento Genético (CMG) “Catripulli” de Hendrix Genetics, instalaciones que significaron una inversión total de US$15 millones y que buscará comercializar unas 50 millones de ovas-ojo de salmón Atlántico.

Y si bien los asistentes a la inauguración se deslumbraron con las modernas instalaciones enclavadas en medio de un atractivo paisaje natural, las miradas de los presentes se las terminó “robando” un robot de última generación encargado de alimentar diariamente a los peces dispuestos en los 184 estanques de la Sala de Familias que posee Hendrix Genetics en su CMG.

“Nuestro trabajo requiere aislar cualquier factor no relacionado directamente con la genética y, por ello, optamos por el robot ya que entrega a todos los estanques exactamente las dosis de alimento especificadas”, comentó en la oportunidad el gerente general de Hendrix Genetics Chile, Rodrigo Torrijo.

Al respecto, el gerente comercial de Vard Aqua Chile, Jorge Flores, reconoció que “tenemos equipos con tecnología de punta, dentro de los cuales destacan el Akvavision, una cámara de alta tecnología para la estimación de biomasa y peso de los peces 3D; el sistema de monitoreo de Silo, el cual entrega en tiempo real la cantidad de alimento en el silo y en el pontón; y la nueva versión del alimentador Feeding Robot, el que ya está operando en Hendrix Genetics”.

El ejecutivo agregó que en Vard Aqua las tecnologías, y específicamente la robótica, están cada vez más presentes en su oferta de productos “a través de equipos que año a año van teniendo actualizaciones con sistemas de toma de decisiones. En el caso del Feeding Robot, se busca tener la trazabilidad total del alimento y de la alimentación por medio de sus sensores de monitoreo”.

Dosificación precisa

Fuente: EditecPor su parte, el gerente general de Vard Aqua Chile, David Ulloa, comenta que las ventajas del Feeding Robot “es una dosificación precisa, una entrega cuidadosa y con perfiles de alimentación que cubren las 24 horas”, agregando que “cuando se trabaja con programas de selección familiar, un factor clave la alimentación, ya que esta debe ser estandarizada o equivalente a todos los estanques, de tal manera de minimizar un efecto distorsionador, recordando que  la expresión fenotípica  se basa en la genética y el efecto del medio ambiente. Por lo tanto, el efecto del medio debe ser estandarizado para no introducir sesgos externos. En este caso, el robot cumple ese objetivo como sistema de alimentación”.

Finalmente, Ulloa destacó que “el robot instalado en Hendrix es de una nueva generación que cuenta con un software más robusto, sistema de asistencia vía remota, PLC con pantalla touch screen y un sistema nuevo de reconocimiento de posicionamiento”.

Los interesados en conocer mayores detalles sobre la tecnología que brilla en Catripulli puede descargar el brochure acá (página 25): Aquaculture and Fisheries by VARD