La organización de conservación marina Oceana dio a conocer el pasado viernes 1 de diciembre, en la ciudad de Santiago (región Metropolitana), el ránking de las salmonicultoras que utilizaron más antibióticos por tonelada producida en el periodo 2012-2014.

El listado es encabezado por Australis y Trusal, las cuales usaron más de 900 gramos de antibióticos anuales por tonelada producida. Le siguen Salmones Aysén, Multiexport y Camanchaca.

“Las cifras resultan preocupantes. Para hacerse una idea, mientras en la industria bovina se usan 45 gramos de antibióticos por tonelada de vacuno, en la industria salmonicultora, para una tonelada del producto, la peor empresa utiliza 950 gramos”, subrayó el director nacional de Greenpeace, Matías Asun.

En este contexto, la ONG ambientalista formuló un llamado a “informar de manera transparente” a la población respecto del uso de este tipo de fármacos en el rubro salmonicultor. “Es incomprensible que se etiqueten las galletas y no los salmones. Se hace necesario entonces que las autoridades del Ministerio de Salud procedan a la brevedad al etiquetado de los salmones y aclaren a los chilenos si se trata o no de productos ‘Alto en Antibióticos'”, enfatizó Asun.

Respuesta de SalmonChile

Tras conocer esa petición, el presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Felipe Sandoval, comentó a AQUA que “Greenpeace está súper mal informado porque en todos los países de destino de los salmones, incluido Chile, se exige que estos no tengan trazas de antibióticos, lo que significa que su venta en los mercados representa de por sí un sello. Y si es que llegaran a contener un sello material diría ‘libre de antibióticos’, por lo que sería inverso a lo que están pidiendo”.

Más adelante, el representante gremial recordó que meses antes de la cosecha los salmones dejan de recibir antibióticos precisamente para evitar que contengan trazas -es lo que se denomina periodo de carencia-. “Y es más, en caso que se registrara que contienen no se cosecha, porque no pasarían los controles de las autoridades sanitarias”, enfatizó Sandoval.

Para cerrar, el timonel de SalmonChile, quien deja su cargo a fines de este mes, subrayó que “sería importante que Greenpeace quiera reunirse con nosotros para que dialoguemos, sepan cómo funciona el sistema de control de antibióticos y conozcan cómo funciona verdaderamente esta industria. Ellos no tienen porqué ser expertos en el tema y por esto mismo les extendemos la invitación, tal como lo hacemos con todas las organizaciones interesadas”.