Incautación de pesca ilegal (Foto de contexto. Archivo Sernapesca)
Incautación de pesca ilegal (Foto de contexto. Archivo Sernapesca)

Director del Sernapesca sostiene que nueva ley permitirá mayor fiscalización

Se refirió al proyecto de ley que se encuentra en el Congreso y que también considera mayores sanciones para quienes practican la pesca y comercialización ilícita.

(El Día) El director del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en la región de Coquimbo, Cristián López, se mostró optimista frente al nuevo proyecto de ley que se encuentra en el Congreso y que de ser aprobado les otorgará más facultades fiscalizadoras y mayor autonomía en algunas decisiones y sanciones.

Según dijo López, ellos están impulsando desde el año 2015 la modernización de esa entidad, para lo cual es importante la nueva legislación, ya que les otorgará mayores facultades y es una herramienta importante para combatir la pesca ilegal, que en Chile es un negocio muy lucrativo, que involucra más de US$240 millones anuales solo en recursos pelágicos y la merluza del sur, por lo que hacen falta herramientas más eficaces para evitar esta situación.

De acuerdo con lo sostenido por el director regional del Sernapesca Coquimbo, “este proyecto de ley trata de equilibrar la balanza respecto de las sanciones más enfocadas en los aspectos extractivos, fundamentalmente en la pesca artesanal, con el objeto de hacer un giro y establecer sanciones más disuasivas sobre quienes financiarían la pesca ilegal, que son algunos comercializadores y plantas elaboradoras, y finalmente otorgar a los funcionarios del Servicio un trato más digno y con mayores protecciones para su rol de función pública en la protección de los recursos marinos”, enfatizó.

Aumento de penas

Además de lo anterior, López destacó que la nueva legislación les otorga más facultades, aumenta las penas y también establece un delito de la extracción ilícita zonal, especialmente cuando se trata de recursos que están sobreexplotados y en situación de colapso.

Explica que esto sucede porque “es un negocio muy lucrativo, sobre todo con esos productos que están siendo escasos, como la merluza común o el jurel en esta zona”.

Para ejemplificar, dijo que en 2010 había más de un millón de toneladas al año de jurel y que hoy no supera las 300.000 toneladas. Por lo tanto, es un recurso que hay que recuperar y para eso se requieren sanciones más efectivas

Importancia especial

Una de las especies que tiene una importancia especial es el jurel, por lo que se controla la talla mínima, que es de 26 centímetros, los desembarques y se certifican para poder establecer las cuotas correspondientes.

Cristián López reconoce que los controles se concentran en las plantas de elaboración, que es donde llegan los mayores volúmenes de desembarque.

También se controla la merluza, que junto con el jurel son las especies más consumidas por la población.

Tecnología en fiscalizaciones

Desde hace algunos años, para poder fiscalizar, especialmente en el mar, Sernapesca utiliza la tecnología satelital, la que se aplica a naves industriales y embarcaciones que van desde los 12 metros de eslora hacia arriba. “A las cuales se les monitora en las zonas donde realizan actividades de captura. Esto persigue básicamente poder establecer el cumplimiento de que capturen en las zonas autorizadas”, concluyó Cristián López.

Presione aquí para leer la nota en su fuente original del diario El Día.

Temas Asociados