Con un generador de oleaje irregular que permitirá recrear de manera más cercana las condiciones de oleaje real, contará el Canal de Ensayos Hidrodinámicos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile (UACh); proyecto que permitirá ampliar la capacidad del laboratorio abriendo nuevas líneas de investigación en el área de la ingeniería oceánica y de costas.

El proyecto fue adjudicado en el VI Concurso de Equipamiento Científico y Tecnológico Mediano 2017 de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) por un monto de $ 144 millones. El equipo a cargo de la ejecución del proyecto está conformado por los académicos Gonzalo Tampier y Cristian Cifuentes del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas (ICNM) y contó con el apoyo de investigadores de RINA, MERIC, Universidad Católica (PUC), Universidad de Santiago (USACh), Universidad de Concepción (UdeC) y Universidad de Chile (UCh).

El coordinador del proyecto y jefe subrogante del Canal de Ensayos Hidrodinámicos, Cristian Cifuentes, explicó que, para comprender el comportamiento de las olas en el mar, “es necesario tener la capacidad de reproducir esas condiciones a nivel de laboratorio y de esta forma poder analizar la interacción entre las olas y estructuras tanto flotantes como costeras, especialmente considerando la relevancia que tiene el mar en el desarrollo de nuestro país”.

Actualmente, la UACh cuenta con el único Canal de Ensayos Hidrodinámicos del país, que se construyó pensando en la formación e investigación en temas de arquitectura naval. Sin embargo, en los últimos años se ha demostrado la necesidad de expandir su incidencia al área de ingeniería oceánica, en donde se contemplan estructuras acopladas a sistemas de fondeo que deben soportar las cargas de viento, corriente y olas.

“De igual forma, constantes marejadas y la amenaza permanente de tsunamis en nuestras costas, hace necesaria la expansión de las capacidades del laboratorio para incluir estudios de interacción fluido estructura en condiciones de oleaje real, incluyendo la complejidad de la interacción entre olas de distintas características en un mismo tren de oleaje”, precisó Cristian Cifuentes.

Actualmente, en el laboratorio solo es posible generar oleaje monocromático, lo que limita el análisis de estructuras a fenómenos lineales. Por otra parte, la implementación de un generador de olas irregulares incrementa sustancialmente la capacidad del laboratorio y abre nuevas líneas de investigación a otras instituciones y personas más allá de la ingeniería naval, pero que se relacionan directamente con el mar como biólogos marinos, ingenieros mecánicos, ingenieros hidráulicos, ingenieros acústicos, ingenieros oceánicos e ingenieros ambientales.

Vinculación con el medio

“Lo que se busca finalmente es generar investigación aplicada multidisciplinaria clave para el país en sectores como acuicultura, energías marinas, estructuras de protección costera, entre otras, sin dejar de lado la vinculación con la comunidad como se ha hecho durante toda la existencia del Canal de Ensayos UACh a través de la prestación de servicios a astilleros y oficinas técnicas nacionales e internacionales, investigación conjunta con otras universidades y el constante apoyo a las labores de difusión desarrolladas en nuestra universidad”, sostiene Cifuentes.

En esa línea, para el académico coordinador del proyecto, la implementación del equipo “permitirá ampliar la investigación, generar nuevas redes de colaboración científica a nivel nacional e internacional, generar nuevo conocimiento y fomentar la formación de capital humano avanzado en áreas claves para una comprensión en profundidad de los procesos involucrados en la interacción entre estructuras creadas por el hombre y el mar”.

Si bien el laboratorio ha servido principalmente al ICNM con la mejora que implica el nuevo generador de oleaje, en el futuro podrá incorporar la investigación de otros institutos de la UACh y ser parte permanente de las actividades de docencia y pre y postgrado y la vinculación con el medio.

El proyecto se encuentra en etapa de evaluación de propuestas técnicas y económicas de diversas empresas que construyen este tipo de sistemas y se estima su puesta en marcha a contar del primer semestre de 2019.