(QUO) Si nos preguntan cuál es el tipo de dieta de un tiburón, todos responderíamos que carnívora. Pero lo cierto es que hay alguna excepción a esa regla, tal y como demuestra un nuevo estudio realizado por Samantha Leigh, investigadora de la Universidad de California (Estados Unidos), que ha descubierto que una variedad de esta especie se alimenta también de algas y otras plantas marinas.

Se trata del llamado tiburón cabeza de pala (Sphyrna tiburo). Se sabía que este animal come pequeños peces, cangrejos y calamares. Pero la científica descubrió en el organismo de varios ejemplares restos de algas, lo que motivó que se preguntase: ¿las había ingerido de forma accidental al capturar cangrejos? ¿O las había comido intencionadamente? Y si era así, ¿su organismo estaba capacitado para procesar sus nutrientes?

Para comprobarlo, desarrolló un experimento durante el cual alimentó a varios tiburones de esta variedad con una dieta compuesta por un 90% de plantas marinas, y un 10% de carne de calamar. Y el resultado fue que todos los ejemplares ganaron peso, demostrándose además que su organismo procesaba y aprovechaba los nutrientes de los vegetales. Pero esto plantea una nueva incógnita.

Los tiburones tienen un aparato intestinal muy pequeño, mientras que los animales hervíboros lo poseen más grande. ¿Cómo pueden entonces estos escualos digerir las algas y las plantas? La respuesta todavía se desconoce, aunque la investigadora sospecha que los microbios que viven en el intestino de estos animales pueden jugar un papel a la hora de ayudarles a digerir y procesar la fibra de los organismos vegetales.