El 2017 no pudo haber finalizado de mejor forma para la proveedora nacional de servicios de fotoperiodo para la acuicultura, Bioled. En lo netamente empresarial, la compañía formada por Ximena Navarro, Cristina Navarro y Claudio Bertín, terminó atendiendo a 70 centros de engorda de salmónidos en Chile, exportó sus tecnologías a países como Estados Unidos, Polonia o Nueva Zelandia y vio crecer a su planta laboral hasta los 84 trabajadores en sus filiales de Puerto Montt (región de Los Lagos) y Valdivia (región de Los Ríos).

Quizás por los mismos argumentos anteriores, sumado a una madurez empresarial conseguida luego de diez años de constante trabajo, es que en diciembre del año pasado Bioled fue seleccionada para pasar a integrar la selecta red internacional de emprendedores, Endeavor. Con lo anterior, la proveedora acuícola podrá acceder a una amplia red de apoyo para su crecimiento, lo que contempla, entre otros, mentorías, formación y capacitación, planificación, estrategia, networking y alianzas internacionales.

Antes de continuar, es importante reseñar la utilidad que tiene la aplicación de fotoperiodo artificial en el cultivo de salmónidos. Hoy se encuentra bastante documentado que la estimulación que produce la luz en la glándula pineal de los peces termina afectando su sistema endocrino y potencia la producción de hormonas de crecimiento. En pocas palabras, la implementación de estos sistemas permite controlar y/o disminuir la madurez de los peces y, además, incrementar el crecimiento de los ejemplares. “Hemos demostrado que, al aplicar fotoperiodo artificial, las compañías pueden dejar de perder hasta US$1,2 millón por centro de cultivo”, destaca Cristina Navarro.

En los últimos tres años, Bioled ha logrado positivos resultados. Si ya venían creciendo e, incluso, exportando, ¿por qué decidieron postular a Endeavor? ¿Qué esperan de esta institución?

Cristina: Efectivamente, en los últimos años hemos tenido un crecimiento increíble en Chile y hemos logrado internacionalizarnos, vendiendo nuestras tecnologías LED a Noruega, Estados Unidos, Polonia y Nueva Zelanda. Sin embargo, queremos profundizar nuestras exportaciones y para esto necesitamos ponernos pantalones largos. Deseamos llegar afuera como una empresa grande y vemos que Endeavor tiene un tremendo potencial para ayudarnos a avanzar en este sentido a través de sus mentorías y/o red de contactos.

De todas formas, ustedes ya se venían reestructurando para esta nueva etapa…

Ximena: Sí, es que nosotros veníamos postulando a Endeavor desde hace unos seis años y ya estábamos recibiendo apoyo por parte de sus mentores. Entonces, desde hace unos tres meses pasamos de solo vender equipos a comercializar un servicio de fotoperiodo. Esto significa que ahora los equipos los arrendamos, pero nos hacemos cargo de la instalación, mantención, seguimiento del fotoperiodo y entrega de información al cliente.

También ha significado que nuestro equipo de ventas se ha transformado en un Departamento de Innovación y Desarrollo (I+D), con asistentes técnicos altamente capacitados y que van asesorando a los clientes para que alcancen sus resultados esperados. Es muy similar al servicio que entregan las productoras de alimento.

Esto nos permite diferenciarnos de nuestra competencia, que solo venden las lámparas pero no se hacen cargo de los resultados de su funcionamiento. Hoy ya tenemos seis centros de cultivo funcionando bajo este sistema.

En términos de sus exportaciones, ¿cómo entregarán este tipo de servicios adicionales?

Cristina: Hoy sabemos a dónde queremos llegar, pero al pasar a formar parte de Endeavor, conformaremos un directorio que nos guiará para escalar Bioled.

De todas formas, actualmente estamos desarrollando un software que nos permitirá ir recopilando las principales características ambientales y parámetros biológicos de manera que podamos ir entregando las indicaciones de lo que se puede hacer con el fotoperiodo.

No descartamos la apertura de filiales en otros países o el establecimiento de asociaciones con otras empresas o personas. Estamos empaquetando nuestro servicio para que sea homogéneo y repetible.

¿Está dentro de sus aspiraciones atender a otras especies acuícolas?

Ximena: Actualmente, el fotoperiodo se ocupa en salmón Atlántico y salmón coho, pero estamos estudiando sus resultados en la trucha arcoíris. Adicionalmente, como la primera fase del cultivo se efectúa generalmente en pisciculturas o lugares cerrados con ausencia de luz natural, estimados que el fotoperiodo también puede generar importantes aportes a la producción de esturión o tilapias, entre otras. Al final, la idea es terminar acortando los ciclos productivos de peces.

Finalmente, ¿están trabajando en el desarrollo de nuevos productos?

Ximena: Nosotros fuimos los primeros en trabajar con luces LED en Chile y esto nos ha permitido ir evolucionando según los requerimientos de nuestros clientes. Si bien hoy tenemos productos en tres potencias distintas, que van desde los 100 Watts a los 400 Watts y con luces solo verdes, solo blancas o un mix de ambas, actualmente estamos desarrollando un sistema de 600 Watts (TPL), el que también tendrá las tres presentaciones de colores.

Independiente de nuestra oferta de productos, nosotros recomendamos a los clientes las lámparas idóneas para la especie, sistema de cultivo y objetivos que ellos tengan, siempre con eficiencia en su consumo energético.