En diciembre se registró un nuevo desastre natural en Chile, que esta vez afectó a los habitantes de la Villa Santa Lucía, en la comuna de Chaitén, región de Aysén.

Ante esta catástrofe, los trabajadores de Los Fiordos se organizaron en una campaña para donar dinero e ir en ayuda de las víctimas. Con el apoyo de la empresa, finalmente se reunieron $26 millones, los que decidieron entregarlos a la principal víctima de este desastre, Rosa Pineda.

Ella perdió a ocho familiares directos en la tragedia y fue la única sobreviviente del núcleo familiar de nueve personas que vivía en Santa Lucía. Su padre, hermanos, cuñado y sobrinos fallecieron. Dos cuerpos aún no son encontrados.

Con el aporte de los trabajadores de Los Fiordos, Rosa Pineda ha decidido comprar una casa en Puerto Montt (región de Los Lagos), donde tiene un hijo y nietas que la acompañarán a reconstruir su vida.

“Estoy eternamente agradecida de este apoyo de Los Fiordos y sus trabajadores. Para mí era imposible pensar en comprarme una casa a mi edad para poder estar con mi hijo y mis nietas en Puerto Montt. Y hoy es una realidad”, comentó.