En su rol de protección de las fronteras y el combate contra el tráfico ilícito, funcionarios del Servicio Nacional de Aduanas (SNA) del sur de Chile incautaron 1 kilo 300 gramos de Cannabis sativa, 28 gramos de clorhidrato de cocaína y 90 pastillas de clonazepam en dos decomisos llevados a cabo en Puerto Aysén, todo avaluado en más de $13 millones.

El primer procedimiento se realizó durante la recalada de la barcaza “Jacaf” en el terminal portuario del muelle de Puerto Cisnes. En ese momento, fiscalizadores de Aduanas revisaron a dos jóvenes, quienes de manera voluntaria declararon portar droga entre su equipaje. Al momento de la fiscalización de las pertenencias de los involucrados se encontraron 24 gramos de una sustancia vegetal que, al ser analizada, arrojó positivo para marihuana.

El segundo decomiso se llevó a cabo cuando funcionarios de Aduanas y de la Armada ejecutaban una fiscalización a los pasajeros de la barcaza “Queulat”. En la instancia, uno de los viajeros expresó que transportaba droga. Al realizar la revisión a su maleta se encontraron 1.221 gramos de marihuana, 28 gramos de cocaína y 90 pastillas de clonazepam, todas prohibidas bajo la Ley 20.000 que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas.

foto_0000000520180208123248

Para el administrador de la Aduana de Puerto Aysén, Elio Zúñiga, estas incautaciones responden al “buen trabajo que realizan los fiscalizadores del Servicio. En el transcurso de este año ya llevamos diez procedimientos de este tipo en los dos puertos principales del litoral de la región de Aysén, lo que se refuerza con un trabajo regular y nuestro compromiso de seguir combatiendo el ingreso o salida de mercancías ilícitas en esta zona”.

“En estas fiscalizaciones también actuamos y la compartimos con nuestros socios estratégicos como la Armada de Chile, PDI (Policía de Investigaciones), Carabineros de Chile y el Comité de Seguridad Publica de la Gobernación Provincial de Aysén”, agregó la autoridad aduanera.

Por orden del fiscal a cargo, todos los involucrados quedaron en calidad de imputados bajo la Ley 20.000 y la mercancía fue puesta a disposición de la Armada de Chile.

“Debemos recordar que somos la primera barrera de protección, por lo que debemos siempre estar alertas y atentos. La labor de nuestros funcionarios es fundamental, razón por la cual siempre están en constante capacitación”, concluyó el administrador de la Aduana de Puerto Aysén.