De acuerdo con información emanada por el Laboratorio de Marea Roja de la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud Aysén, se han detectados niveles de Veneno Paralizante de los Mariscos (VPM) que superan con creces los máximos históricos presentados en el litoral de la región. Es que existen bivalvos que han llegado a los 143.130 microgramos (mg) de VPM según el análisis de laboratorio, mientras que durante el año pasado el máximo que se presentó fue de 3.214 mg.

Los altos niveles que se han registrado en el litoral aysenino generaron que la Seremi de Salud prohibiera la extracción de mariscos bivalvos, locos y picorocos en toda la región, por la necesidad de resguardar la salud pública. Posteriormente, gracias a un trabajo focalizado e intersectorial, se logró abrir cuatro lugares puntuales para la extracción en Raúl Marín Balmaceda. Sin embargo, pese a restricciones definidas y comunicadas de manera masiva, se han presentado intoxicaciones con riesgo vital de personas que no las han acatado.

Intoxicaciones

Marco Acuña, epidemiólogo de la Seremi de Salud, detalló que en el año se reporta la “ocurrencia de doce casos de intoxicación por VPM con presentación típica de adormecimiento peribucal, hormigueo y adormecimiento de extremidades superiores e inferiores; tres pacientes presentaron dificultad respiratoria severa con necesidad de ventilación mecánica en el Hospital de Castro”.

Marco Acuña, epidemiólogo de la Seremi de Salud Aysén

Los primeros casos fueron reportados el día viernes 5 de enero y correspondieron a cuatro residentes de Caleta Andrade que, posterior al consumo de almejas sin analizar, presentaron sintomatología leve, por lo cual fueron atendidos en la Posta de Salud Rural.

Tres días después, se notificó un nuevo caso de intoxicación por VPM de un residente de Puerto Aguirre, de 31 años, quien adquiere almejas de origen desconocido en el muelle de la localidad. La sintomatología fue similar a los casos anteriores, agregándose náuseas y dolor abdominal.

Posteriormente, se produce un brote importante el miércoles 10 de enero en seis trabajadores del muelle de Quellón, quienes consumen choro zapato cuya procedencia era de Aysén. En la oportunidad, tres de los pacientes presentaron dificultad respiratoria con requerimiento de conexión a ventilación mecánica en el Hospital de Castro, luego que fueran derivados desde el Hospital de Quellón. El análisis de los mariscos consumidos realizado por el Laboratorio en Quellón indicaron niveles de 540 mg de VPM.

El último caso corresponde a un hombre de 54 años, de la comuna de Cisnes, quien extrajo almejas de la costa de la localidad junto a su familia, presentando sintomatología 30 minutos después del consumo. “Este paciente presentó sintomatología clara de intoxicación por VPM, solicitando auxilio a las 22:00 horas del domingo en la noche, por lo que el SAMU de Coyhaique coordina evacuación en lancha de la Armada de Melinka con dos médicos a bordo, quienes manejan y estabilizan al paciente para luego trasladarlo al Hospital de Quellón, centro de salud de mayor complejidad de su área de jurisdicción”, detalló Marco Acuña.

Alto riesgo

Si bien del total de casos no se han registrado fallecidos, la situación es de alto riego. La normativa vigente define niveles máximos de 80 mg de VPM para que un marisco sea autorizado, y hoy se han alcanzado niveles superiores a los 143.000. Es por esto que el consumo debe darse solo en el comercio establecido, previa autorización de los mariscos por parte de la Seremi de Salud.

“Es importante recordar que los mariscos bivalvos son los de dos conchas como la cholga, el choro zapato y la almeja, y la toxina no se destruye al cocerlos. En tanto, los productos que nos son contaminados por la marea roja son los erizos, pulpos, jaivas, centollas y pescados como el congrio o salmón”, precisó el epidemiólogo.

Relacionado >> Autoridades detallan situación de marea roja en la región de Los Lagos