La Universidad de Coimbra (UC) anunció recientemente la “gran innovación” de HeMHAS, sistema que ofrece “escenarios de exposición no forzada a contaminantes, en los que los organismos pueden escoger los hábitat más favorables, evitando así las condiciones más adversas”.

Permite, de acuerdo con lo afirmado desde la casa de estudios portuguesa en un comunicado, valorar “cómo los contaminantes pueden afectar al movimiento de los organismos entre un ecosistema y otro, así como a los procesos de migración”.

Es que la mayoría de los sistemas experimentales actuales se centran en la evaluación del “nivel de toxicidad de los contaminantes sobre los individuos en un sistema en el que están obligados a estar en contacto continuo con los contaminantes”.

No obstante, el HeMHAS se centra en la “verificación del efecto repulsivo de la contaminación en un escenario con diferentes niveles de contaminación en simultáneo, en el que los organismos pueden migrar para los menos contaminados”, explicó Cristiano Araújo, uno de los autores de la investigación.

El objetivo del proyecto, añadió Araújo, pasa por ofrecer una herramienta que integre “los conceptos ecológicos determinantes en la selección de hábitats en los estudios de impacto ambiental”.

El nuevo sistema, que contó con financiamiento del Ministerio de Economía y Competitividad de España, fue creado por un grupo de seis científicos del Centro de Ecología Funcional de la UC, del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) y de la empresa Aquatic BioTecnology, también española.

Además de Araújo, el grupo lo integran Julián Blasco, David Roque, Rui Ribeiro, Matilde Moreira-Santos y Sergio Barro Peñalver.