Pescadores industriales formularon un llamado a las autoridades regionales, fundamentalmente del Biobío, a involucrarse en el debate que retomó la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos de la Cámara de Diputados al poner en tabla una moción que postula que la jibia (Dosidicus gigas) solo podrá ser extraída utilizando potera y/o línea de mano como arte y/o aparejo de pesca, quedando prohibido cualquier otro tipo de arte y/o aparejo.

Actualmente, la jibia se captura con cerco y potera por el sector artesanal, que tiene el 80% de la cuota, y con red de media agua por el sector industrial, que puede capturar el 20% de la cuota.

De acuerdo con la organización denominada Embarcados de Chile, que agrupa a trabajadores de la industria pesquera, la información recibida por la Comisión de Pesca en su última sesión, es que el sector artesanal captura el 54% de su cuota y del total de sus embarcaciones inscritas en la pesquería solo el 30% captura efectivamente.Óscar Alvear, Patrones de Naves Industriales

Consultados los representantes de Embarcados de Chile por qué piden a las autoridades involucrarse, aseguran que es debido a que si esta moción prosperara el daño para ellos y para el país sería grave.

El secretario del Sindicato Interempresa de Patrones, Óscar Alvear (en la foto de la derecha), argumentó que “dejar solo la línea de mano como arte de captura de jibia llevará a que, el día de mañana, si el recurso se aleja de las cercanías de la costa, no podríamos ir a competir con media agua con las grandes flotas internacionales que están capturándola cerca, fuera de las 200 millas. Las pérdidas, entonces, impactarían gravemente en nosotros los trabajadores y afectarían al país porque es un recurso importante”.

Salud del pescador

Por su parte, el presidente del Sindicato Interempresa de Patrones, Juan Carlos González (en la foto de la izquierda), dijo “no comprender el afán de insistir en el uso exclusivo de un arte que deshumaniza y daña al hombre que lo utiliza, porque debe arrastrar ejemplares de hasta 60 kilos desde 20, 30 o 50 metros”. Y añadió: “Esta maniobra daña el sistema óseo del trabajador. Las secuelas en su salud general son importantes, a corto, mediano o largo plazo”.

Juan Carlos González, Patrones de Naves IndustrialesPara González, la situación es “delicada” y debe ser debatida “con argumentos y datos, ya que no es posible que el presidente de la Comisión de Pesca (diputado Gabriel Ascencio) haya señalado que lo resolverán en un mes”.

“Por nuestra parte, los sindicatos de personal embarcado de la flota de pesca industrial, solicitamos poder exponer en las comisiones de Pesca y de Trabajo, además de la entrevista que buscamos sostener con el subsecretario (de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme) y la audiencia con el intendente (del Biobío, Jorge Ulloa). Es que los datos fidedignos de la pesquería de la jibia, su relevancia en el plano interno y exterior, deben ser considerados”, enfatizó el timonel del sindicato de patrones, afirmando que solo en la región del Biobío operan barcos industriales jibieros: “Son ocho en total, cada uno con 17 hombres a bordo y que alimentan seis plantas que dan trabajo a alrededor de 500 personas por instalación”.

En definitiva, aseguró González, la línea de mano como única forma de capturar jibia “es ineficiente, daña la salud del pescador, el trabajo de muchos y la economía del país”.

Ossandón

Por otro lado, el dirigente industrial criticó al senador Manuel José Ossandón, quien presentó una iniciativa que, en uno de sus puntos, plantea que el plazo de vigencia de las licencias de pesca sea de un año. “Llamamos a Ossandón a tener cuidado, porque aparece aceptando el planteamiento de algunos artesanales y debe revisar, entre otros aspectos, la representatividad de sus interlocutores y también dejar de reaccionar en forma casi irreflexiva a costa de querer ser populista”.

“Señor Ossandón, como senador usted debe hablar con todos y ver lo mejor para todos, no son solo algunos artesanales los que viven de la pesca y usted está enviando señales gravísimas y negativas al sector laboral. Con su indicación hace que se detengan las inversiones, que se precaricen los contratos de trabajo, que los indefinidos pasen a ser a plazo fijo. ¿Sabe usted que tenemos algunos barcos de 40 años de antigüedad y requieren renovarse para que haya mejores condiciones de vida a bordo? ¿Cree usted que se invertirá en ello si el derecho a operarlo caduca pronto? La pesca es un bien común que tiene que tener una expresión social para todos los chilenos”, concluyó González.