(DF) Cada vez más fuerza están ganando las salmonicultoras en lo que coinciden, es una nueva etapa. Tras la crisis que impactó su producción a raíz de los florecimientos de algas nocivas (FANs, también conocidas como blooms) en 2016, las empresas han debido redoblar esfuerzos para reposicionarse en el competitivo plano internacional, mediante estrategias que se han enfocado particularmente en la reducción de costos e iniciativas para elevar la producción.

Los resultados durante el año pasado estuvieron a la vista: Multiexport Foods, Australis Seafoods, AquaChile, Salmones Camanchaca y Blumar cerraron con un alza consolidada de casi 60% en sus ganancias año contra año, totalizando US$253,8 millones.

¿Qué jugó a favor? Entre otros factores, que durante el año pasado las cifras de mortalidad de peces, uno de los principales indicadores sanitarios de la industria y que dada las nuevas regulaciones marcará sus posibilidades de crecimiento, se ubicó en 10,14%, el mejor dato desde hace cuatro años.

En efecto, en 2013 el porcentaje de mortalidad -considerando producción de salmón Atlántico, trucha arcoíris y salmón coho- fue de 14,85%. Mientras que el contraste es aún mayor si se compara con el 22,32% que se marcaba en 2016, cuando ocurrió la crisis producto de los blooms de algas.

A la lupa de SalmonChile, gremio que agrupa a algunas de las principales productoras, esta variación se vincula particularmente a buenas prácticas productivas y un crecimiento mucho más conservador que el que se registraba hace algunos años.

“Buenas prácticas productivas y más el uso de vacunas ha permitido mantener una muy buena condición sanitaria. También el hecho de que hoy día están ingresando smolt de mayor tamaño, que también contribuye a que la situación sanitaria esté muy buena”, dice su timonel, Arturo Clément.

A su parecer, el indicador debería continuar mejorando. Esto, porque la situación sanitaria ha mejorado en paralelo a una baja en el uso de antimicrobianos, que asegura, se acentuará durante el presente ejercicio.

Vea >> [+VIDEO] Certifican producción de salmón chileno sin antibióticos

Desde la industria, coinciden en que la operación de un nivel de biomasa más manejable ha permitido controlar de mejor manera el indicador.

El presidente de Blumar, Pablo Santa Cruz, resaltó en su carta a los accionistas que han sido particularmente los cambios en la regulación los que han permitido “contener por varios ciclos consecutivos la siembra y a partir de una menor biomasa, disminuir la mortalidad de la industria a niveles compatibles con un modelo competitivo de largo plazo”, subrayó, agregando que en su caso el indicador ha pasado desde 21% en 2013 hasta 10%.

En esta línea, Ricardo García, presidente de Salmones Camanchaca, subrayó al mercado que durante el ejercicio se denotó una “normalización de las condiciones oceanográficas, dejando atrás el fenómeno de El Niño, lo cual sumado a iniciativas de diverso tipo, se tradujera en una baja mortalidad de nuestra biomasa, la que alcanzó a solo 3,8%”.

Entre los años 2010 y 2015, el promedio de mortalidad de la industria fue de 17,2%, y actualmente se mantiene en 15,9% en promedio 2016 y 2017, con similares proyecciones para el año 2018.

El escenario está planteando una mejora a nivel país si se hace el contraste con otros países productores, particularmente Noruega, que sobresale por tener regulaciones mucho más estrictas que Chile y ser uno de los actores de peso a nivel mundial.

“Las mortalidades están muy parecidas. Ahora se está empezando a acercar mucho más Chile” después de mucho tiempo, destacó Clément.

Industria reactiva contrataciones

La última crisis de la industria salmonicultora estuvo acompañada de una reducción de personal, producto de la pérdida de aproximadamente un 15% de la cosecha que implicó la necesidad de mayor eficiencia.

De acuerdo con la información entregada por las empresas a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), durante el año pasado la dotación de sus plantas aumentó en torno a 900 empleados.

“Se ha mantenido la fuerza de trabajo y no hay razones para que haya una disminución de ella, los trabajadores deben estar tranquilos de que mantendrán sus puestos y que cada vez serán mucho mejor”, agregó Clément.

Particularmente, las alzas en la dotación se registraron en Camanchaca e Invermar, que elevan en torno a un 15%.

Precio del salmón acompaña repunte

La tendencia en el precio del salmón está favoreciendo a las empresas salmonicultoras, en medio de un escenario de recuperación.

Según datos de SalmonEx, una unidad de negocios de la Bolsa de Productos, el precio del salmón se ubicó en US$5,35 la libra durante la semana 14 del año, lo que marca una tendencia al alza si se compara con los US$4,92 la libra en que cerró el año pasado. Más sobresaliente es la tendencia si se compara con los precios con que se registraban en años anteriores. En 2012, el valor del salmón se ubicaba en US$3,51 la libra, lo que se mantuvo estancado hasta el 2016, cuando el precio llegó a US$5,78, uno de los mejores precios en la historia de los últimos seis años.

Presione aquí para leer la nota en su fuente original de Diario Financiero.

También le puede interesar >> [+FOTOS] Entre 2018-2028: Proyectan que la industria mundial del salmón crecerá un 4,4%