La Asociación de Armadores de Transporte Marítimo Sur Austral A.G. (Armasur) conmemoró a los trabajadores de sus empresas asociadas en el marco de la ceremonia por el bicentenario de la Marina Mercante y en donde su presidente, Orlando Almonacid, destacó el “importante papel de la Marina Mercante como motor de la economía”.

Lea >> Conmemoran el bicentenario de la Marina Mercante Nacional

La actividad se llevó a cabo en Cruceros Skorpios, en una instancia donde compartieron las empresas asociadas de la Armasur, sus trabajadores homenajeados, las familias de estos, autoridades y representantes de las organizaciones de la red educacional del gremio.

Premio ARMASUR A ITR Ulagos. Orlando Almonacid, Héctor To_ledo director ITR e Irma Henríquez de Almonacid

El timonel de la Armasur, Orlando Almonacid, relevó el papel de los trabajadores en lo que ha llegado a ser la Marina Mercante de la zona sur-austral del país. “Conmemoramos este bicentenario de la Marina Mercante, destacándoles porque son el motor de nuestra actividad, y a través de los reconocimientos que recibieron esta noche en compañía de sus familias, sostén de su diario actuar como hombres de mar, les decimos gracias por su compromiso y por el importante papel que desempeñan como el centro de la Marina Mercante sur-austral y en su figura, congratulamos y expresamos nuestros respetos a todos sus pares”, manifestó.

En su intervención, Almonacid abordó tres puntos de interés prioritario para el gremio, que a continuación reproducimos íntegramente a partir de su discurso:

a) Los espacios costero marítimos para pueblos originarios sujetos a la Ley Lafkenche, lo que ha significado que empresas asociadas que operan en el borde costero hayan tenido que detener sus inversiones ante la incertidumbre de perder la renovación de las concesiones marítimas otorgadas, donde realizan su actividad. En relación con esta última temática, la Armasur considera que se deben respetar los derechos de los pueblos originarios, pero se requiere una normativa que no sea retroactiva y que reduzca sus tiempos para que la cadena de valor asociada con el borde costero pueda tomar las mejores decisiones de manera oportuna, para lo cual, durante el gobierno anterior, solicitamos una mesa de trabajo a nivel nacional que no se concretó, y que esperamos que las autoridades actuales sí lo hagan.

En esa línea, la Armasur, junto con la Cámara de Comercio de Puerto Montt y gremios como la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), conformaron la “Mesa Lafkenche” en la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), donde están surgiendo propuestas para tratar de mejorar los procesos que implica esta ley.

Vea >> Informe reservado de Sofofa critica “pasajes oscuros” de la Ley Lafkenche

b) Bloom de algas. La autoridad ha puesto restricciones a los asociados operadores de wellboats para realizar sus labores al norte de Quellón (provincia de Chiloé) por marea roja, sindicándoles como los agentes de dispersión de este fenómeno natural.

Armasur ha buscado de manera permanente sostener una relación fluida y propositiva con el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) para aportar a la sustentabilidad del sector y a la protección de los recursos que el mar entrega donde desarrolla trabajo, respondiendo siempre a las exigencias que el marco legal vigente plantea. Sin embargo, ante el contenido de la propuesta de modificación al Programa de Vigilancia, Detección y Control de Alexandrium catenella, y en consecuencia con su compromiso con la zona sur-austral y con las condiciones básicas para el funcionamiento de sus servicios, no acepta la promulgación de dicho cuerpo normativo. Por esto, se solicitó que Sernapesca considere las indicaciones que el gremio entrega, evitando con ello la muerte de la industria de wellboats, que hoy cuenta con 50 naves y un total de 700 empleos, así como los más de 4.000 puestos de trabajo que se perderán en las plantas de proceso y acopios de Quellón, por no poder recibir materia prima que la flota de wellboats entrega diariamente.

c) Postura sobre la apertura de cabotaje. El gremio valora que haya iniciativas que busquen desarrollar la actividad turística–naviera, en igualdad de condiciones y de derechos para todos. Por esta razón, Armasur ha alzado la voz para explicarle a la autoridad porqué es grave que se apruebe en su redacción actual el proyecto de ley que busca autorizar el cabotaje de pasajeros a cruceros de bandera extranjera.

Como está redactada, la propuesta legislativa no refleja el beneficio de potenciar el norte del país como atractivo turístico para los cruceros en tránsito. Por el contrario, tal como está escrito dicho cuerpo legal, es perjudicial para nuestra nación porque permitirá que no solo cruceros de bandera extranjera hagan cabotaje en Chile, sino también transbordadores, ya que estos últimos son naves de pasaje; los cruceros no irán a puertos, sino a puntos de interés turístico impidiendo que los pasajeros se bajen en las ciudades puerto; se permitirá un cabotaje en cualquier lugar del país incluyendo en esto ríos, lagos y mar, y existirá una competencia en desigualdad de condiciones que llevará al cambio de bandera por parte de los armadores nacionales para poder seguir adelante con su actividad.

Lea >> Inspector de la ITF responde por modificación a la ley de cabotaje

Premios

Durante la conmemoración del bicentenario también se entregó el Premio Armasur al Instituto Tecnológico Regional (ITR) de la Universidad de Los Lagos (ULagos), por su aporte al fortalecimiento de la educación técnica para el mar, en el marco de la alianza que dicha casa de estudios posee con el gremio marítimo portuario con la creación de las carreras de Técnico Universitario en Transporte Marítimo Costero el año 2013 y de Técnico Universitario en Electromecánica Marítima el 2015.

A su vez, la Armada entregó reconocimientos al directorio, gerencia general y de operaciones de la Armasur por el rol que el gremio entrega al desarrollo de la industria en las regiones extremas del país. Los galardones fueron obsequiados por el director subrogante de la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar), contraalmirante LT Otto Mrugalski Meiser, acompañado por el comandante en jefe de la Quinta Zona Naval, contraalmirante Carlos Fiedler Pinto.

El equipo ejecutivo de la Armasur, por su parte, homenajeó a su directorio, con un reconocimiento “por el compromiso y dedicación que han permitido que los objetivos del gremio se concreten”, comentó Orlando Almonacid.

La jornada concluyó con la entrega por parte del gerente general de la Asociación Nacional de Armadores A.G, Ricardo Tejada Curti, del libro “Bicentenario de la Marina Mercante Chilena” a la Armasur, en la figura de su presidente Orlando Almonacid Villarroel.