Más de un centenar de personas se dieron cita el pasado miércoles 4 de julio en el Centro de Convenciones Enjoy de Castro, Chiloé, región de Los Lagos, para participar del seminario-taller titulado “Tendencias en Nuevos Productos y Procesos para la Industria del Mejillón Chileno”.

La instancia, organizada por el Programa Estratégico Regional (PER) para la Industria de la Mitilicultura -encabezado por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) Los Lagos-, tuvo como objetivo difundir conocimientos actualizados sobre desarrollo de productos para nuevos mercados y tendencias en alimentos frescos, envases y uso de subproductos del mejillón o chorito.

IMG-20180704-WA0000

Esta acción se enmarca en la Hoja de Ruta del PER Mitilicultura luego de detectar que el rápido crecimiento experimentado por el sector ha develado un conjunto de brechas que afectan la competitividad general de la industria, siendo la matriz destino-productos uno de los desafíos cruciales a mejorar.

Y de acuerdo con el gerente del PER, Javier Aros, el “eje de todo este trabajo debe estar articulado en la sustentabilidad”.

IMG-20180704-WA0003

En esa línea, el director del Instituto de Agroindustria de la Universidad de la Frontera (UFRO), Luis Torralbo, llamó a impulsar la certificación de origen, “la cual es de mucha importancia para mercados como el europeo. Y para esto se requiere generar más competitividad a través de la innovación”.

Las palabras de Torralbo fueron corroboradas por la gerenta del Centro de Envases y Embalajes de Chile, Mariana Soto, quien reconoció que “existe poca identificación de origen en envases de productos del mejillón chileno”, más aun cuando hoy lo sano se asocia a alimentos que garantizan trazabilidad e identidad.

IMG-20180704-WA0001

Para el ejecutivo de desarrollos de mercados de Euromonitor, David Billard, se podrá avanzar en esa materia una vez que el mejillón deje de ser visto como un commodity por varios de los exportadores y comercializadores. “Se debe apostar por la elaboración de alimentos ready to cook (listos para cocinar) y ready to eat (listos para comer) en donde se subraye su origen, procedencia y toda la historia tras el producto. Esta es una de las principales formas para mejorar los precios, es decir, cuando la agregación de valor está en la identidad. En definitiva, es el poner más atributos sobre la mesa”, enfatiza Billard.

Es que tal como dijo el gerente del Área Estudios Cuantitativos de GFK Adimark, Felipe Lohse, el mejillón “tiene todo para ser reconocido en el mundo como un alimento que fue cultivado sustentablemente en las aguas del sur de Chile, y con unas cualidades nutricionales únicas”. No por nada ha sido incorporado a la dieta que la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) entrega en algunos establecimientos de la región de Los Lagos.

Lea >> Incluyen al mejillón en la dieta de escolares de Chiloé

IMG-20180704-WA0002