La semana pasada, un centro de cultivo ubicado en la región de Los Lagos y perteneciente a Marine Harvest Chile, sufrió un escape de peces producto de un fuerte temporal que dañó las estructuras de confinamiento.

Dada la información que está circulando respecto de la situación de antibióticos de los ejemplares liberados, la productora de salmónidos aclaró lo siguiente:

•El antibiótico utilizado es Florfenicol, un antibiótico de uso exclusivo para fines veterinarios por lo que presenta un riesgo potencial bajo de generar resistencia en humanos y además de muy rápida eliminación del organismo de los peces.
•De las diez jaulas que componían el centro afectado: una de las jaulas nunca recibió antibióticos en su ciclo productivo; seis de ellas estaban con el periodo de carencia cumplido, por lo cual las trazas de antibiótico cumplen con todos los estándares de los mercados internacionales más exigentes, que es lo que MH utiliza como referencia. En tanto, las otras tres jaulas tuvieron su último día de tratamiento el 4 de julio, por lo cual, tras una semana, se puede inferir que estos peces están por debajo de los limites residuales requerido por el Servicio de Salud en Chile. Sin embargo, el periodo de carencia requerido no está cumplido.

“La compañía está realizando muestras a los peces rescatados del centro afectado con un laboratorio oficial y, además, se están tomando muestras aleatorias en los puntos de acopio para los peces recapturados por los pescadores, que ya suman más de 30.000”, afirmó Fernando Villarroel, gerente general de Marine Harvest Chile, agregando que “hasta ahora, el 80% de las muestras han resultado sin detección de trazas de antibióticos y el 20% restante con niveles 50 veces más bajos de lo que exige la normativa sanitaria chilena. Sin embargo, no existe certeza de la trazabilidad de los peces recapturados sobre cuales han cumplido con su periodo de carencia”, agregó Villarroel.

El ejecutivo de Marine Harvest aseveró que los esfuerzos para recuperar los peces continuarán, agradeciendo “el apoyo que nos han brindados pescadores artesanales de diversas localidades como Calbuco, Isla Huar y Puerto Montt, con los cuales hemos estado en trabajando en colaboración para recapturar los peces como parte del plan de contingencia. Este plan de recaptura continuará y esperamos que se sumen más pescadores artesanales en estos trabajos por su efectividad y conocimiento de la zona”, destacó.

SalmonChile

“Es un hecho lamentable, bastante inédito para la industria y esperamos que las acciones tomadas por la empresa afectada den buenos resultados”.

Así lo manifestó durante la tarde de este miércoles 11 de julio el presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Arturo Clément, quien aseguró que están “preocupados y en permanente comunicación con la autoridad y la compañía hoy no es parte del gremio para conocer los detalles de este accidente, así como de la recuperación de peces”.

Las palabras de Clément tienen que ver con el centro de cultivo “Punta Redonda” de Marine Harvest ubicado en isla Huar, comuna de Calbuco, región de Los Lagos, que la semana pesada sufrió daños estructurales producto de un evento meteorológico que -según la empresa- se presentó con ímpetu, con olas de gran magnitud y fuertes vientos (Puelche), golpeando las instalaciones hasta romperlas.

Vea >> [EN-ES] Temporal causa daños estructurales en centro de Marine Harvest

“La empresa ha actuado rápido y con el apoyo de dos wellboats y de varias embarcaciones de pescadores artesanales, donde ha recapturado más de 250.000 peces (vivos) y recuperando más de 30.000 (mortalidad). Y según se nos ha informado, el plan de recuperación durará 30 días y esperamos que tenga buenos resultados”, detalló el timonel de SalmonChile.

De acuerdo con cifras del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), el número de peces que se escapan anualmente es menor al 1% del total de salmones cultivados. Al considerar esas estadísticas oficiales, se puede concluir que el caso que afectó a esta compañía es “excepcional y puntual”, aseguró Clément, citando que “las principales causas de escape de peces son los ataques de lobos a los centros de cultivo; condiciones climáticas adversas; y el robo de salmones desde las jaulas, las que son destruidas por delincuentes”.

Lea >> [EN-ES] Núcleo científico analiza los impactos de las fugas de salmones

Para cerrar, argumentó que para evitar escapes por causas asociadas a la operación de los centros, “las empresas siguen estrictos protocolos de planificación para evitar estos eventos y la evidencia muestra que en la gran mayoría de los casos estos protocolos son efectivos, dado el bajo número de escapes que se presentan año a año”.

Lea también >> [EN-ES] Constituyen un comité de contingencia ambiental por escape de salmones