ENGLISH (EN)

The first two years of the world’s most modern fish health center

The Cargill Innovation Centre (CIC) located in Colaco, Los Lagos region is one of the most modern fish health installation in the world. The testing and research center opened over two years ago and in 2017 completed 21 trials in their state of the art facilities.

To support Ecuador’s growing shrimp industry, the Cargil center is waiting on approval to open a new area designated for shrimp health tests. Meanwhile, the team is completing performance trails with their team of scientists.

In respect to salmonids, the CIC has advanced in technologies such as microencapsulation to help fish efficiently absorb vaccines and medicines. Additionally, they have developed specialized diets which reduces infection and mortality rates caused by bacteria and support fish immune systems against common parasites like sea lice.

In the future, the research team is focused on bringing sustainability to the industry in Chile.

ESPAÑOL (ES)

En la pared oeste de la oficina del jefe de Operaciones del Cargill Innovation Centre (CIC), Alberto Jiménez, cuelga una pantalla negra de unas 42 pulgadas. No es para proyectar presentaciones, tener una video-charla con algún investigador extranjero o ver algunos de los partidos del Mundial de Fútbol que por estos días se realiza en Rusia y animan parte de la jornada laboral. Por el contrario, allí se proyectan todas las instalaciones del centro de salud de peces más moderno del mundo, pudiéndose monitoriar y controlar el oxígeno, temperatura y flujo de agua en cada estanque como también las dosis de desinfección de cada sistema de tratamiento de aguas. Adicionalmente, se puede registrar -hasta por dos años- diversas estadísticas, entre otros aspectos.

“Nuestro centro en Colaco (comuna de Calbuco, región de Los Lagos) es uno de los más modernos del mundo”, asegura Jiménez, y cuando se aprecia la dedicación que se le dio a esta inversión por US$10,5 millones, no existe mucho espacio para las dudas. Acá algunos pocos ejemplos: sistemas de climatización para cada una de las tres salas de ensayo donde se controlan la temperatura y humedad (en los pisos no hay una gota de agua); todas las salas tienen ingreso con presión positiva, lo que evita que patógenos puedan salir hacia las zonas limpias; cada estanque tiene la posibilidad de usar seis tipos de calidad de agua (dulce o salada); exhaustivos tratamientos a las aguas que ingresan y/o egresan (UV, ozono y cloro); y triple back up en términos de energía.

CIC Colaco2

“Llevamos dos años y medio corriendo ensayos y nunca hemos perdido alguno. Este centro fue diseñado con mucho cuidado, para no tener problemas”, subraya Jiménez, quien detalla que el centro también cuenta con un bosque de arrayanes (georreferenciado en Google) y un quincho para los momentos de esparcimiento que tiene un centro que en 2017 realizó un total de 21 ensayos, es decir, tuvo una tasa de ocupación de un 83% (el porcentaje restante se dedica a la limpieza y desinfección entre ensayos).

Antes de relatar los productos que ya han salido desde las instalaciones del CIC, y por cierto desde las mentes de los científicos nacionales e internacionales que allí se desempeñan, se puede destacar la robustez en bioseguridad del centro, que cuenta con generadores, distintos tipos de filtros, estanques acumuladores de agua, y medidas que cumplen con los más altos estándares. Puesta la ropa de bioseguridad, Jiménez abre las puertas de las nuevas salas que por estos días inaugurarán.

Ingreso a los camarones

Dada la experiencia que tiene Chile como país acuicultor, productoras de alimento para peces presentes en el país están exportando parte de estos insumos para la industria del camarón de Latinoamérica. Pero Cargill quiso ir más allá y está pronto a inaugurar una sala para realizar ensayos en salud del crustáceo que se produce cada vez más en países como Ecuador, el Litopenaeus vannamei.

CIC Colaco

“Por mientras esperamos la aprobación para ingresar camarón, estamos realizando todas las pruebas de funcionamiento de la sala”, explica el jefe de Operaciones del CIC, quien precisa que desde varios puntos del mundo se pueden obtener ejemplares certificados como libre de enfermedades y que dado que en las instalaciones situadas en Colaco están los científicos y los conocimientos “se decidió realizar este tipo de ensayos acá”.

Resultados en salmónidos

Respecto al trabajo que se ha estado llevando a cabo en el CIC, se puede mencionar avances en microencapsulación, área en la que se investiga con el objetivo de aumentar la incorporación de medicamentos y vacunas, utilizando tecnología desarrollada por la compañía y que ayuda a disponer los productos en los tejidos objetivos.

A su vez se encuentran las dietas funcionales, donde se han logrado avances y desarrollos de varias dietas que permiten enfrentar problemas de salud muy relevantes para la industria. “Por ejemplo está la Bacter, que se desarrolló completamente en el CIC y que permite reducir el nivel de infección y mortalidad causada por bacterias, especialmente Piscirickettsia salmonis (SRS) en Chile. Las investigaciones en Colaco con Bacter, también busca optimizar y potenciar aún más la dieta y que esta pueda ser aplicada a otras enfermedades bacterianas para otras especies de otros mercados”, comenta uno de los investigadores del centro, Jorge Pino.

SONY DSC

Otros productos que se han desarrollado en parte o completamente en el CIC se relacionan con las dietas Recovery, que fue lanzada en Chile este año y que ayuda en la recuperación de los peces después de sufrir algún daño branquial. “Es una dieta que se recomienda, por ejemplo, frente a la ocurrencia de bloom de algas”, apunta Pino.

De igual forma se encuentra la Synergy, dieta que combina una formulación nutricional base ajustada, con antibióticos y aditivos funcionales, “que ayudan a aumentar la supervivencia y apoyar la respuesta inmune de los peces frente al reto de enfermedades bacterianas en salmones. También ha sido introducida con éxito en el mercado chileno”, dice Pino, cuya área de expertise se relaciona con la producción y reproducción de Caligus rogercresseyi.

Producción de cáligus

“Toda la industria trata de evitar los cáligus. Acá, nosotros los producimos”, puntualiza Jorge Pino sobre la sala donde se produce el ectoparásito copepodito con el objetivo de probar nuevas dietas para salmónidos que ayuden a estos a evadir, rechazar o ser más resistentes a la acción de un desafío que se calcula es responsable de unos US$300 millones en pérdidas anuales para la industria local.

Hacia futuro, los investigadores del CIC de Cargill confirman que seguirán trabajando fuertemente en algunos de sus focos que se relacionan directamente con la sustentabilidad de la industria del salmón de Chile. Esto son: enfermedades bacterianas, a través del desarrollo y uso de aditivos funcionales de origen natural, principalmente contra SRS y BKD; enfermedades parasitarias; efecto de compuestos funcionales para reducir daño causado por infestación por el agente de la enfermedad branquiales (ADG) y Caligus rogercresseyi.