El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) interpuso este miércoles 18 de julio una denuncia en contra de la empresa Marine Harvest Chile por posibles incumplimientos en el mantenimiento y seguridad de la infraestructura del centro «Punta Redonda», ubicado en isla Huar, comuna de Calbuco, donde se originó el escape de peces debido al colapso de estas instalaciones durante el sistema frontal que afectó la región de Los Lagos.

Vea >> Marine Harvest y SalmonChile se refieren a escape de peces

La denuncia fue interpuesta ante la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) y subraya que, de acuerdo con lo recopilado preliminarmente por funcionarios del Sernapesca, el escape se pudo haber originado por incumplimientos en el mantenimiento de las condiciones de seguridad de las unidades de cultivo, transgrediendo el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) y las condiciones básicas para su funcionamiento.

Lea >> [EN-ES] Se incrementan las exigencias ambientales a salmonicultoras

La subdirectora de Acuicultura del Sernapesca, Ruth Alarcón, precisó que la denuncia «se presenta por considerar que efectivamente puede haber un incumplimiento de la empresa respecto a las garantías de que las estructuras puedan resistir eventos como el que ocurrió», y añadió que el viernes pasado (13 de julio) se derivó un informe a la SMA a través del cual se recomendó la adopción de «medidas urgentes y transitorias» que la salmonicultora deberá adoptar en el corto plazo.

Vea >> Superintendencia busca detener funcionamiento de centro salmonicultor

En el marco de esas medidas urgentes, Sernapesca sugirió:

1)      El cierre temporal del centro de cultivo hasta que este cumpla con las condiciones de seguridad apropiadas a las características geográficas y oceanográficas del sitio concesionado.

2)      Que la empresa presente un programa periódico de sobrevuelos de reconocimiento para descartar mortalidades en la zona aledaña al área de escape.

3)      Que la empresa fije un plan de disposición final en caso de mortalidades encontradas.

4)      Que la empresa establezca un programa de recaptura con información geográfica del movimientos de peces y mapeo de los puntos donde ocurre la recaptura, indicando semanalmente el estado avance.

Según la normativa ambiental vigente, todos los centros de cultivo de salmónidos deben disponer de módulos de cultivo y fondeo que cumplan condiciones de seguridad apropiadas para las características geográficas y oceanográficas del sitio concesionado. De igual manera, dentro de los instrumentos de calificación ambiental se contempla la obligación de las empresas a mantener en todo momento dichas condiciones de seguridad.

«A la fecha, la empresa ha informado la recaptura del 5,7 % de los ejemplares escapados, proceso que es supervisado constantemente por equipos del Sernapesca, quienes junto con la Armada y Carabineros supervisan el proceso de recaptura y realizan diversos controles en carreteras y zonas de pesca recreativa para prevenir la comercialización y consumo de estos ejemplares», subrayaron desde el organismo fiscalizador.

La Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) establece un plazo de 30 días para que la compañía recupere al menos el 10% de ejemplares escapados; de no ocurrir esto, se presume la existencia de daño ambiental y arriesga multas que van desde 1 a 10.000 Unidades Tributarias Anuales (cerca de $5.721 millones de pesos al valor de julio de 2018), revocación de la resolución de calificación ambiental y/o clausura temporal o definitiva del centro de cultivo.

Lea también >> [EN-ES] Doctora en ecología pide un “monitoreo permanente” ante escapes de salmón