Salmones Magallanes se ha llevado más de una sorpresa en los últimos meses. Primero, fue adquirida por Empresas AquaChile y, días más tarde, se informó sobre el avance de las negociaciones que llevarán a esta última salmonicultora a formar parte del holding Agrosuper. Es así como esta empresa, con operaciones concentradas en la región de Magallanes, pasará a formar parte de uno de los principales grupos económicos del país y que opera en la industria chilena del salmón a través de Los Fiordos.

Consultado sobre la percepción de quienes trabajan en la compañía acerca de los cambios que se acercan, el gerente de Farming de Salmones Magallanes, Oscar Garay, comentó que “el ánimo que existe en la empresa es el mejor. Hay una sensación de orgullo, ya que el hecho de que haya generado tanto interés es porque las cosas se han hecho bien. Por mi parte, me siento feliz que ahora sea parte del holding AquaChile, que es una gran empresa nacional, con un tremendo liderazgo en la industria. Las familias Puchi y Fischer han sido pioneras en esta industria, construyendo de prácticamente cero una de las grandes empresas del mundo en el rubro del salmón”.

Respecto de la clara posibilidad de pasar a formar parte de Agrosuper, el ejecutivo expresó que “estoy más feliz aún por lo que se avizora. El formar parte de un conglomerado tan completo, más allá de su tamaño, es realmente un nuevo motivo de orgullo, sobretodo porque este grupo se caracteriza por apuntar a la excelencia, tal como ha sido nuestro sello durante todos estos años”.

De acuerdo con Oscar Garay, las tres empresas que hoy están en juego tienen una característica importante y es que son empresas familiares, por cual “sus dueños son muy cercanos y sienten una verdadera pasión por lo que hacen; no es solo un negocio más. Para mí, ese detalle es muy relevante. Tenemos el tremendo desafío de seguir haciendo un buen trabajo y poder contribuir a generar más valor aún a nuestra nueva empresa”.

Salmones Magallanes se ha caracterizado por forjar una estrecha relación con sus trabajadores y con las comunidades en las cuales está presente, allá en el extremo austral. Esto, ¿se podrá mantener cuando pase a formar parte de un gran conglomerado? “Por supuesto que se va a mantener”, recalcó Oscar Garay, recordando que la compañía nació hace más de 20 años y que en este tiempo ha ido contribuyendo silenciosamente al desarrollo de la zona, especialmente de Puerto Natales. “Hemos estado muy comprometidos con nuestra comuna y provincia, siendo un actor relevante en todo tipo de actividades que se realizan. La visión que tiene Aquachile es similar. Los dueños siempre han sido muy cercanos con sus trabajadores y las comunidades donde han operado. Con la gente de Agrosuper no hemos hablado, pero sabemos de la importancia que ellos le dan a la responsabilidad social y al relacionamiento comunitario. Así que, lejos de cambiar, seguramente reforzarán ese sello”, manifestó.

Compromiso con el medio ambiente

El representante de Salmones Magallanes –quien también es vicepresidente de la Asociación de Productores de Salmón y Trucha de Magallanes– añadió que, a pesar de los movimientos que se verán en la salmonicultura del extremo sur, “todas las empresas que aquí operamos tenemos un tremendo respeto por el medioambiente. Sabemos que estamos operando en una región prístina y que además gran parte de su territorio son parques nacionales, por cual sabemos la enorme responsabilidad que tenemos de cuidar ese patrimonio. Además, nosotros también dependemos del medio ambiente y, si este se deteriora, eso atenta contra nuestra propia sobrevivencia y sustentabilidad del negocio”.

Según lo informado, las salmonicultoras que operan en Magallanes tienen suscritas certificaciones internacionales bajo las cuales son auditadas para chequear que efectivamente cumplen con una serie de exigencias de diversa índole. “Las empresas que están a punto de llegar (Blumar y Multiexport) también tiene la misma visión y compromiso. Lamentablemente, las ONGs no se han preocupado de averiguar lo que realmente está pasando con la industria en la región y su verdadero impacto”, expresó Oscar Garay.

El ejecutivo explicó que los espacios para nuevas concesiones en la región de Magallanes son muy limitados y que no existe posibilidad que se autoricen muchas más. De hecho, la extensión territorial de borde costero de la zona corresponde al doble del de las regiones de Los Lagos y Aysén y sin embargo las operaciones representan menos del 15% de las concesiones de acuicultura existentes, pudiendo llegar cómo máximo al 18% en el futuro.

“En nuestra región se tienen los mejores índices productivos y sanitarios de toda la industria, incluyendo a la internacional, pero a pesar de ello, claramente se requiere un mayor trabajo en el sentido de comunicar mejor y de transparentar nuestras operaciones, con el fin de cambiar la percepción que algunas ONGs han logrado introducir en un porcentaje importante de la gente”, concluyó el profesional.

La asociación magallánica tiene claro este panorama y es por eso que cuenta con un periodista y un plan comunicacional en desarrollo, bajo el alero del Plan Magallanes, que incluye la creación de un Comité de Relacionamiento Comunitario que debe comenzar a operar en las próximos semanas para proponer estrategias efectivas que lleven a informar de mejor forma sobre cómo opera la industria y su real impacto.