Este lunes 8 de octubre se realizó una nueva reunión entre la autoridad sectorial y los salmonicultores, en donde se conocieron detalles de la propuesta de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) relacionada con el porcentaje de reducción de siembra (PRS).

En la instancia, el gobierno propuso modificar el PRS y, para esto, se revisaron tres aspectos: el primero, los requisitos de ingreso a esta medida voluntaria que hasta el momento solo era posible para aquellas empresas que tuvieran centros con pérdidas promedio no superiores al 20%.

«Esto permitirá que cualquier compañía pueda ingresar manteniendo la concepción básica de que mientras mejor sea el desempeño menos es la reducción de siembra, y mientras peor sea el desempeño, mayor será la reducción», explicó el jefe de la División de Acuicultura de la Subpesca, Eugenio Zamorano, quien precisó que el segundo aspecto abordado fue el crecimiento en el tiempo, el cual actualmente está limitado solamente para aquellas compañías cuyos centros no tuvieran más de un 10% de pérdidas.

«Eso también lo flexibilizamos en el sentido de permitir que cualquier empresa, independiente de su desempeño sanitario, pueda permanecer en el tiempo con esta medida. Y el tercer aspecto es que establecimos distintas velocidades de crecimiento. Hoy la norma permite solo un 3%, pero incorporamos distintos niveles: hasta un 12% de crecimiento para aquellas salmonicultoras que no usen antimicrobianos, o que su reducción sea sustancial, de tal forma que por primera vez incorporamos este indicador de consumo de antimicrobianos que será un reflejo de la condición sanitaria, y por tanto aquellas empresas que hagan una menor reducción de antimicrobianos podrán crecer menos que aquellas que reduzcan sustancialmente. Y por supuesto que aquellas que aumenten el uso, la norma los obliga a reducir», detalló Zamorano.

Dicha escala es de un 3% para aquellas que aumenten su consumo de antimicrobianos, pero estén por debajo del consumo del grupo, es decir, comparado con el resto de las empresas de una macrozona. Es así como el crecimiento podrá ser de hasta un 6% para aquellas productoras que son capaces de reducir en hasta un 30% el consumo, hasta 9% para aquellas que son capaces de disminuir entre un 30 y un 60%, y hasta en un 12% las que son capaces de disminuir desde un 60% hasta la totalidad, y aquellas que simplemente no utilizan ese tipo de fármacos.

Esta es la medida voluntaria a la normativa de densidades, cuyas tablas se mantienen y están vigentes desde su publicación en septiembre. «Con esto estamos haciendo los cálculos para la macrozona temporal 3. Esta, lo que pretende es abordar la medida alternativa, que es la del PRS, y aquí hicimos cambios sustanciales de ingreso, la mantención y el indicador que es de consumo de antimicrobianos», dijo Zamorano, añadiendo que la resolución entrará en vigencia de manera inmediata tras su publicación en el Diario Oficial para la macrozona que esté sometida al cálculo en ese minuto.

Lea >> Subpesca: Publican resolución que crea Nivel de Bioseguridad «Baja 4»

Rechazo

En la reunión de ayer, al igual que en las dos anteriores (16 de agosto y 3 de septiembre) el gobierno convocó a los principales ejecutivos de las productoras, quienes asistieron con sus equipos técnicos y jurídicos. «Se les hizo la presentación, se abrió un espacio para consultas y observaciones –hasta el 28 de octubre– y vamos a tener una siguiente reunión el 16 de noviembre donde la Subsecretaría les va a presentar la propuesta definitiva», puntualizó el jefe de la División de Acuicultura.

Sobre la reacción de los salmonicultores, Zamorano afirmó que «fueron más que todo dudas técnicas que quedaron de la presentación y que nosotros las aclaramos y, por lo tanto, esperamos que en sus documentos de aquí al 28 de octubre vengan las observaciones. Además, el subsecretario (de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme) les pidió que no solo vengan observaciones, sino que también propuestas de mejora a lo que hoy presentamos».

Francisco Javier Errázuriz refiriéndose al reglamento de densidadesTras las palabras del representante estatal, el presidente de Salmones de Chile, Francisco Javier Errázuriz Ovalle, criticó duramente la propuesta, enfatizando que el gobierno otorgó una «cuota histórica» a las firmas que están produciendo en la actualidad y de acuerdo con su comportamiento del último ciclo. «Si es que no se estaba produciendo el último año se entra a una categoría de densidad de siembra (Baja 4), que hace antieconómico producir; por lo tanto, se genera una barrera de entrada absoluta a la industria y otra barrera absoluta al crecimiento. Y es por un temor probablemente infundado, porque todavía no hay ningún conocimiento científico de que una mayor producción pueda llevar a una crisis sanitaria, pero más aún que eso, además de castigar el crecimiento de la industria que, a pesar de que ha habido una expansión importante y con efectos sanitarios muy buenos, reconocido por todos los actores del sector, incluida la autoridad, hoy se prohíbe ese crecimiento, y más aún, hoy, quienes tienen historia y un rendimiento sanitario malo, pésimo, son premiados para mantener su producción y no irse al reglamento de densidad. En definitiva, lo que la autoridad está haciendo es premiar a las cuotas de las pocas familias históricas que siguen participando de esta actividad», argumentó Errázuriz.

Consultado si ve positivo que en el PRS se busque premiar a las compañías que reduzcan el uso de antibióticos, el ejecutivo respondió que «no, porque si se tenía la misma producción histórica que el año anterior de por ejemplo 100 y con una mortalidad del 20%, se iba al sistema de densidad. Hoy, aunque se tenga una mortalidad del 90%, se disminuye la producción en 12%; por lo tanto, privilegiaron el mal desempeño sanitario de los históricos, de las familias que tengan cuotas históricas en desmedro de las nuevas compañías que quieren crecer o empresas que quieren entrar a esta industria. Es una barrera imposible de soslayar», aseguró el timonel de Salmones de Chile, quien considera que tampoco habrá crecimiento para los proveedores del sector: «prepárense todos los proveedores. En esta industria nunca más habrá crecimiento». Y agregó: «la norma obliga a decrecer 3% anual o por ciclo, por lo tanto hoy los proveedores lo están sintiendo. Hay salmonicultoras que están rompiendo órdenes de compra porque el crecimiento ya no existe».

Pero, ¿qué sucede con el PRS donde sí se puede crecer? Adujo que «sí, para los históricos, a las familias de las cuales yo participo. Quiero dejar claro que estoy intercediendo para que la industria sea una actividad sana, no vilipendiada como la pesquera porque alguna vez se entregaron cuotas a los que estaban participando en aquella época. En resumen, esto es un atentado contra la libre competencia, y se llama cuota. Debiera haber una legislación especial, una ley, un reglamento, y no, lo hacen por una mera resolución», sentenció Errázuriz, quien no descartó judicializar el caso si es que la Subpesca mantiene su propuesta.