Este lunes 5 de noviembre, se inició en el hotel Dreams de Punta Arenas (región de Magallanes), la conferencia internacional Sea Lice 2018, organizada por el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal, de SalmonChile), Incar, la Universidad de Magallanes y el Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile.

El evento se inició con la charla del académico de la Universidad de Chile, René Garreaud, quien abordó los efectos del cambio climático en los sistemas hidrológicos que dan vida a la acuicultura, recalcando que, según lo que se ha podido observar, en el sur del país hay una tendencia a la reducción de las precipitaciones, lo que está teniendo efectos visibles en cuencas como la del rio Puelo.

Respecto del futuro, el investigador manifestó que es impredecible y que todo dependerá del camino que se tome y de la continuidad o no de acuerdos como el de París. De todas maneras, esbozó, en caso de que el calentamiento del planeta se siga acentuando, la situación del Hemisferio Sur no será tan compleja como la del Hemisferio Norte, zona que podría tener un importante aumento de las temperaturas, lo que podría perjudicar, por supuesto, a su producción de salmónidos. También adelantó que, dados los cambios que podrían venir, es posible que la presencia del piojo de mar aumente en todas las regiones.

Posteriormente, fue el turno del investigador del Universidad Noruega de Ciencias de la Vida, Tor Horsberg, quien expuso sobre los alcances del Sealice Research Center (SLRC), un centro para la innovación que cuenta con el apoyo del Consejo de Investigación de Noruega y que está alojado en la Universidad de Bergen. Esta entidad, nacida en 2011, se ha propuesto ser líder mundial en investigación sobre piojo de mar y parásitos relacionados, buscando nuevos métodos de control que permitan un manejo integrado.

De acuerdo con el experto, en dicho centro se ha estado estudiando el comportamiento del piojo de mar, el cual es bastante selectivo al elegir a su huésped. De igual forma, se han investigado posibles componentes nutricionales que pudieran tener efectos en el control y se ha revisado con detención la resistencia a los fármacos. También se ha analizado la posibilidad de desarrollar vacunas “aunque esto es muy difícil. Se ha dicho que es como vacunar ciervos contra leones”, expuso Tor Horsberg.

“Hemos logrado resultados en muchas áreas y contamos con alrededor de 80 publicaciones”, añadió el especialista, acotando que el SLRC cuenta con financiamiento hasta 2019, pero se espera que luego de esa fecha continúe la colaboración y pueda seguir funcionando.

Generando información de bien público

En la apertura de Sealice 2018 también participó la directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Alicia Gallardo, quien entregó detalles acerca del Programa para la Gestión Sanitaria en la Acuicultura, iniciativa público-privada que cuenta con financiamiento en un 75% proveniente del Estado y en un 25% proveniente de la industria a través de SalmonChile.

Entre los objetivos específicos del citado programa, se encuentran “identificar y caracterizar las brechas de investigación estratégica; ejecutar las líneas de investigación priorizadas con énfasis en el control de calidad científica y enfoque multisistémico; y crear capital humano especializado en Chile”, según palabras de la autoridad, la que agregó que lo que se quiere es que la acuicultura local pueda posicionarse de mejor manera a través de una mejor condición sanitaria.

En cuanto al cáligus, Alicia Gallardo comentó que se ha estado generando investigación científica de excelencia para la comprensión de la biología del parásito, con el fin de que esto se pueda aplicar a las estrategias de control. Precisó que hoy se cuenta con cepario oficial, que, al tratarse de una iniciativa de bien público, está disponible para todos quienes lo necesiten para sus desarrollos. Asimismo, se ha estado trabajando fuertemente en la evaluación de los tratamientos, recalcando que “la vigilancia sigue siendo la mejor herramienta”.