En el marco del proyecto FIC-R: “Innovación social y tecnológica para impulsar la acuicultura a pequeña escala en caletas rurales” que desarrolla la Universidad Andrés Bello (UNAB) con aportes del Gobierno Regional (GORE) de Valparaíso, se llevó a cabo en el Centro de Investigación Marina de Quintay (CIMARQ) la primera parte de la transferencia tecnológica a pescadores artesanales de tres caletas de la región: Quintay, El Quisco y Laguna Verde, la que culminó este martes 6 de octubre.

Caletas rurales innovan en el cultivo del erizo2

El encargado de dar la bienvenida fue el director del proyecto, Juan Manuel Estrada, quien instó a los pescadores a “sacarle el mayor provecho a esta capacitación con la finalidad de que más adelante sean ellos mismos los que cultiven sus propios erizos”. Por su parte, la coordinadora del proyecto, Francisca López, explicó el contexto de la actividad, motivando a los pescadores a “capacitarse y terminar los tres módulos de aprendizaje que están considerados para cada caleta”.

En la instancia, los pescadores desarrollaron el módulo de inducción al desove e incubación, donde comenzaron con la familiarización de equipos, materiales y familiarización con la especie erizo rojo (Loxechinus albus); para luego continuar con el proceso de inducción al desove, fertilización de gametos e incubación.

Caletas rurales innovan en el cultivo del erizo1

La transferencia comenzó con medición peso/talla de los erizos, considerando que todos fueran mayores de 7 centímetros y de 200 gramos. Posteriormente, los ejemplares se individualizaron en una bandeja donde fueron inyectados con una solución de KCl al 0,5 M en la membrana peristomal. Al cabo de unos minutos, los ejemplares liberaron gametos, identificando machos de hembras con los que los propios pescadores, instruidos por las profesoras Alejandra Cabezas, Carolina Vera y Mónica Ramírez, iniciaron la extracción de ovocitos y espermios para dar inicio a la fertilización.

En la ocasión, los pescadores tuvieron la oportunidad de ver la fertilización de manera directa, apoyados por una proyección de microscopio, donde observaron la aparición de la membrana de fecundación. Posteriormente, se realizó una proyección de división celular hasta llegar al estado de gástrula, con material previamente preparado por las profesoras, para que los pescadores pudieran dejar incubando las larvas, hasta el siguiente módulo de transferencia que comenzará con el cultivo larval de erizo rojo.

DSC08829

Consultado sobre la jornada de aprendizaje vivida, Franco García, presidente del sindicato de la Caleta Laguna Verde, comentó que “fue de harto aprendizaje; son cosas que vamos a poder ocupar más adelante en la caleta para poder implementar esto y criar erizos”. Por su parte, Pablo González, buzo de El Quisco sostuvo que “es muy interesante, es bueno lo que hacen porque así preservan la especie y son cosas que a la larga nos van a servir mucho, sobre todo a nosotros que las áreas de manejo ya están depredadas”. En tanto, Jonás Farías, pescador de Caleta Quintay, expresó que “fue una gran experiencia porque se complementa con el trabajo de años; uno tiene la parte práctica y luego con la universidad nos complementamos con la parte teórica, y esto ha sido muy importante”.

Finalmente, la encargada de transferencia tecnológica del proyecto, Alejandra Cabezas, explicó que “las tres caletas tuvieron la misma capacitación: primero pasaron por un proceso de familiarización, una reseña respecto a la morfología del erizo; luego hicimos fertilización de gametos, la que pudimos ver en vivo y en directo, siendo una de las partes más espectaculares del módulo en cuanto a la reacción de cada uno de los pescadores”. A lo que añadió: “también realizamos la siembra de gástrulas e inicio del cultivo larval, lo que da pie al siguiente módulo que vamos a realizar”.

DSC08717