La Dirección de Pesca de Noruega entregó recientemente cuatro aclaraciones sobre los denominados “permisos de desarrollo” para el cultivo de salmónidos. Se trata de proyectos de las empresas Searas AS, MariCulture AS, Leroy Seafood Group AS y Marine Harvest Norway AS.

Dichos “permisos de desarrollo” son un esquema temporal de licencias especiales que se pueden otorgar a proyectos que involucran innovación e inversiones significativas. “El objetivo es facilitar el desarrollo de tecnología que pueda ayudar a resolver uno o más de los desafíos ambientales y de área que enfrenta la industria de la acuicultura, por ejemplo, mediante la construcción de prototipos e instalaciones de prueba, diseño industrial, instalación de equipos y producción a gran escala”, explican en la Dirección de Pesca del país nórdico, recordando que el proceso de solicitudes se abrió el 20 de noviembre de 2015, mientras que el esquema temporal de “permisos de desarrollo” concluyó el viernes 17 de noviembre de 2017.

“Es así como la Dirección asigna las licencias para cultivar salmones y trucha. Y este trabajo conlleva tiempo porque hay requisitos estrictos sobre cómo documentar el proyecto y sus alcances reales en términos de sustentabilidad. En definitiva, la tecnología que se está desarrollando en los proyectos debe compartirse para que beneficie a toda la industria”, subrayan desde la autoridad noruega.

Lea >> [EN-ES] Gobierno noruego: “La industria debe ser más proactiva en informar a los consumidores”

En el caso de Searas, la Dirección puntualizó que se ha rechazado su solicitud de doce permisos para el desarrollo de instalaciones RAS (sistemas de recirculación en acuicultura) flotantes en el mar.

Descargue aquí el documento emitido (en noruego) >> Searas AS – rechazo

En relación con MariCulture, cuya propiedad pertenece en un 51% a SalMar, se le negaron ocho de los 16 permisos para el desarrollo de la jaula gigante “Smart Fish Farm”, que es cerca de dos veces más grande que la “Ocean Farm 1”.

Vea >> [EN-ES] En Noruega: Jaula gigante se acerca a su primera cosecha de salmones

En su dictamen, la Dirección preguntó cuántos permisos son necesarios para completar el proyecto y posteriormente argumentó que con costos de inversión de NOK$1.458 millones (EUR$150,2 millones | US$170 millones), “consideramos que una asignación de ocho permisos debería proporcionar una rentabilidad suficiente para que la iniciativa se lleve a cabo”.

Descargue aquí la resolución >> MariCulture AS – rechazo

Sobre Leroy, el ente estatal explicó que “se ha cambiado parcialmente la decisión sobre las observaciones realizadas al concepto ‘Pipefarm’ y que fueron comunicadas en enero de este año”.

Es así como la Dirección rechazó la solicitud por 6.120 toneladas de biomasa máxima permitida (MTB, por su sigla en inglés) y aprobó hasta un límite de 900 toneladas de MTB.

Descargue aquí el documento >> Leroy Seafood Group – cambio parcial de decisión

Finalmente, y en relación con la implementación del concepto del “huevo” de Marine Harvest, que a fines de 2017 recibió seis licencias de un total de 14 solicitudes, la compañía no podrá construir la estructura de la “carcasa” en base a acero, puesto que presentó la idea de cambiar el material fuera del plazo para enviar nuevas aplicaciones.

Descargue aquí la carta emitida por la Dirección >> Marine Harvest Norway AS – principio de explicación del huevo

Relacionado >> [EN-ES] Marine Harvest busca implementar su concepto del “huevo” en Canadá

También le puede interesar >> [EN-ES] Expuesto y en tierra: El futuro de la acuicultura tiene dos caras