English

ESPAÑOL (ES)

Entre el 7 y 9 de noviembre, la ciudad de Talcahuano, región del Biobío, Chile, albergó el VII Seminario Internacional de Ingeniería y Operación Portuaria (SIOP), el cual en esta oportunidad tuvo como lema “Puertos para el Futuro” y dio cuenta de la necesidad de seguir avanzando en la búsqueda de consensos en materia sustentable que involucren a toda la comunidad.

Fue así como en la instancia surgieron futuras líneas y estrategias de trabajo, que buscan guiar los esfuerzos del sector marítimo-portuario y ambiental frente a los próximos desafíos de diseño, construcción, operación y mantención de los puertos de la región y de Chile.

Lea >> Abordan los desafíos a implementar en la relación puerto-ciudad

Una de las expositoras fue la coordinadora de soporte técnico de la neozelandesa MetOcean Solutions, Aitana Forcén-Vazquez (en la foto), quien es doctora Aitana_Forcen-Vazquezen oceanografía física de la Universidad de Victoria y posdoctoral en dinámica del océano Austral en NIWA, Wellington -ambas entidades de dicho país oceánico-.

Actualmente, la experta proporciona asistencia sobre pronósticos marinos a diferentes empresas de Nueva Zelanda y del mundo. Además, tiene participación como científica principal de oceanografía física en diversos viajes en barcos de investigación, donde realiza funciones de recopilación de datos y apoyo en el despliegue de instrumentos.

El domo del Espacio Marina fue el lugar de encuentro en donde Aitana Forcén-Vazquez llevó a cabo su conferencia titulada “Riesgos Naturales y Antrópicos”.

“Durante los últimos quince años, Nueva Zelanda ha desarrollado una tecnología que nos ha permitido ser líderes para enfrentar riesgos meteorológicos en los puertos. Esto lo hemos logrado a través de un buen estudio de la dinámica de los puertos y un pronóstico acertado; de esta manera, se ha podido aumentar la seguridad y la eficiencia de los puertos. Para Chile esto es de gran interés ya que, con Nueva Zelanda, tienen en común el Pacífico, por lo tanto ambas naciones experimentan las olas que provienen desde el océano Sur a los puertos”, comenzó diciendo a AQUA.

Sobre las razones que la motivaron a exponer en SIOP 2018, explicó que quiso compartir conocimientos con sus colegas chilenos (este tipo de encuentros y traspaso de experiencia se puede realizar gracias al Acuerdo Bilateral de Cooperación en Ciencia y Tecnología que se firmó en 2002). “En el SIOP 2018 expuse sobre el camino que hemos recorrido en Nueva Zelanda, tomando un puerto desorganizado, con grandes problemas de cortes de espías y downtime, y llevándolo hacia un puerto moderno, donde hoy se comparte la información y se toman decisiones acertadas que permiten tener un puerto más seguro y productivo”, afirmó.

Chile es un país muy expuesto a riesgos naturales y antrópicos, como terremotos, tsunamis, frentes de mal tiempo, entre otros. En este contexto, por cómo evalúa al país en términos de operaciones marítimo-portuarias y qué le falta para avanzar en esta materia y posicionarse al nivel de países desarrollados, Aitana Forcén-Vazquez respondió que nuestro país y Nueva Zelandia comparten los mismos problemas relacionados con la meteorología y las condiciones de oleaje.

Vea >> Proponen innovador método que mejora predicción de oleajes extremos

“Los puertos de Chile están acostumbrados a los eventos extremos, sin embargo, lo que les comenté en el SIOP 2018 es que se necesita un cambio de cultura para poder ser un puerto moderno. Esto significa que se deben tomar más observaciones; entrenar y educar a la gente para que pueda tomar las decisiones adecuadas; exponer y compartir los datos para que todo el mundo tenga la misma información y, en definitiva, no existan ningún tipo de sorpresa meteorológica”, sostuvo.

Consultada por las maneras que está trabajando Chile con Nueva Zelanda, y también como empresa, para compartir conocimiento, crear transferencia tecnológica y fomentar las inversiones con el objetivo de aumentar la seguridad y eficiencia en este rubro, expresó que desde hace tres años están visitando el país. Y a pesar de esta corta historia, asegura que han logrado construir una muy buena relación con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA). También, han estrechado lazos con la Universidad de Valparaíso y están entusiasmados con la idea de seguir colaborando en un futuro.

“El SIOP 2018 es la segunda edición a la que como MetOcean asistimos, y para nosotros significa un importante evento, por lo que siempre lo consideramos en nuestros planes. Pero, sin duda, lo más importante es la transferencia de tecnología y conocimiento que se da en estas instancias. Este intercambio de conocimiento permite un enriquecimiento invaluable. Uno necesita ser expuesto a problemas para poder buscar y encontrar las soluciones, y al trabajar con gente que hace las cosas de formas diferentes permite tener una perspectiva distinta para solucionar los problemas”. Y concluyó: “nosotros podemos aprender muchas cosas de Chile, porque es un país a mucha más escala que Nueva Zelanda, con más costa, más puertos y desde donde nosotros podemos aprender mucho”.