English

El buque científico noruego “Kronprins Haakon” recaló en la ciudad de Punta Arenas (región de Magallanes y de la Antártica Chilena) para sumarse a una iniciativa de carácter internacional, la cual busca actualizar la información sobre la biomasa del krill antártico (Euphausia superba), uno de los eslabones claves de las tramas alimenticias del continente blanco.

En esta investigación, enmarcada en la Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, por sus siglas en inglés), participarán siete buques pertenecientes a Ucrania, China, Corea del Sur e Inglaterra. Noruega, quien lidera esta iniciativa, dispondrá del “Kronprins Haakon“, donde además viajarán dos investigadores del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh), representando al país sudamericano en este estudio de larga data.

Científicos representan a Chile en investigación sobre biomasa del krill1

“Como cubrimos una gran zona en esta expedición, recopilaremos información sobre cuánta energía es consumida y tiene disponible el krill, y cuánto están gastando en nadar, determinando las mejores zonas de reproducción y crecimiento al menos durante esta época del año”, explicó el Dr. Juan Höfer, investigador del Centro IDEAL, quien junto a la Dra. Mireia Mestre serán parte del grupo de 27 científicos que este jueves 10 de enero zarparon hacia el continente blanco.

El equipo de investigadores que representa a Chile determinará además la diversidad microbiana, estudiando entre otros organismos, patógenos con los que vive el krill para conocer sus posibles amenazas. Además, en colaboración con el Instituto Antártico Chileno (INACh), se estudiará el comportamiento de los llamados “depredadores tope” del krill, como el pingüino.

Este estudio es fundamental para conocer si la población de krill está expuesta a amenazas como el aumento de las temperaturas marinas, producto del cambio climático. El Dr. Bjørn Krafft, científico del Instituto Noruego de Ciencias Marinas, manifestó que “el krill representa uno de los recursos pesqueros más abundantes del planeta, por lo cual necesitamos una gran cantidad de datos para realizar una gestión sustentable en el tiempo. Actualmente, una de las hipótesis que tenemos es que su población está disminuyendo, pero no está claro del todo, por ello necesitamos saber cuál es la tendencia que sigue esta especie, ya que es muy cambiante”.

Esta colaboración científica entre Noruega y Chile fue destacada por la embajadora del país europeo, Beate Stirø, quien visitó las instalaciones del buque noruego, expresando que “este es un buen ejemplo de la excelente colaboración que tenemos bajo el Tratado Antártico y el CCAMLR. Vemos este tipo de acciones bajo el mismo punto de vista, con una larga trayectoria y sabemos que la Antártica es un tema de gran relevancia para las relaciones bilaterales entre ambos países”.

La investigación, que durará 55 días, realizará muestreos en la zona denominada “mar de Scoti”, la cual considera las islas Falklands, Georgia del Sur, Sándwich, Orcadas y Shetland del Sur. Tras recalar nuevamente en Punta Arenas -a fines de febrero- el buque noruego zarpará con destino al sector de Queen Maud (territorio antártico oriental, al sur de África).