English

La demanda por salmón en el mundo occidental y más allá está creciendo, y continuará haciéndolo. Sin embargo, los precios volátiles no son sostenibles a largo plazo. Esto, a juzgar por un análisis realizado por Rabobank y que fue citado por SalmonBusiness.

Eso sí, hay mucho que celebrar en el informe titulado «El salmón en la parte superior del menú – Cómo mantener la alta demanda», en donde los analistas del Rabobank Beyhan de Jong y Gorjan Nikolik resumen que este pescado ha superado el crecimiento entre las principales proteínas, «ganando la batalla ante el cerdo, aves, vacuno y los productos del mar provenientes de la pesca; tendencia que indica que se mantendrá así».

Rabobank atribuye el crecimiento a tres factores: consumidores que apuestan por una vida más saludable, lo que favorece el consumo de salmón; la característica única de la cadena de suministro de salmón en comparación con otras categorías de productos del mar; y estrategias de crecimiento a través de nuevos mercados y nuevos productos de valor agregado.

«Las tendencias de los consumidores se han desplazado hacia los productos del mar, pero el pescado de cultivo ha aumentado a expensas de la captura de especies silvestres. Y en los últimos diez años, los consumidores europeos aumentaron la ingesta de pescados y mariscos de acuicultura en casi 1 kg por persona, alcanzando los 6 kg, con el salmón como la mayor opción en los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea (UE)», subraya el reporte de la entidad bancaria cuya sede central se encuentra en Holanda, que ahonda que la tecnologización alcanzada por la industria salmonicultora le permite mantener una cadena de suministro constante a lo largo del año.

Precios

El informe asevera que la demanda de salmón aumentará, tanto en los mercados establecidos como en los nuevos («donde el salmón todavía no se ha descubierto por completo»). Por ejemplo, las oportunidades esperan a aquellos en España donde el salmón fue la única categoría de productos del mar que creció en consumo en la última década. A su vez, hay un gran potencial para que el segundo mayor consumidor del mundo, Estados Unidos, crezca aún más. China y Brasil también fueron seleccionados como candidatos para incrementar sus importaciones.

En esa línea, Rabobank sostiene que los precios, que han aumentado más rápido que otras proteínas competidoras, podrían obstaculizar el crecimiento. Y, en conclusión, «el mayor obstáculo de la industria sería no adoptar alternativas sostenibles, o perder su manto como el ‘lujo asequible de facto'».

Aquí puede ver la nota en su fuente original de SalmonBusiness.