English

Actualmente, Chile cuenta con un sistema de monitoreo de Floraciones de Algas Nocivas (FANs, también conocidas como blooms) que ha permitido minimizar las intoxicaciones por moluscos en la población. Pero lamentablemente, esto no ha impedido que el fenómeno tenga un impacto sobre la fauna, la pesca artesanal y la acuicultura, ya que hoy no se cuenta con medidas de control y mitigación efectivas aplicables a gran escala, como es la forma de presentación de los eventos FAN.

Desde los años ’70, otros países han utilizado las arcillas como medida de mitigación, y aunque las cantidades de arcilla utilizadas eran muy grandes, nunca se dejó de usar como método de control.

Para en parte ayudar a disminuir la cantidad de arcilla, en los ’90 se creó la tecnología necesaria para optimizar esta herramienta, mediante modificaciones que incrementan la capacidad de atracción y floculación de la arcilla con el alga. “Esto ha permitido que actualmente solo se necesiten 4 g/mt2 o 40 kg/ha, lo que representa una cantidad mínima y efectiva para eliminar un evento FAN”, asegura el gerente general de Centrovet, David Farcas.

De acuerdo con el ejecutivo, esta tecnología se aplica en muchos países (Japón, Corea, China, entre otros), e incluso fue crucial para que los deportes náuticos de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 se realizaran, ya que había un alto grado de FAN en el área y gracias a las arcillas modificadas se realizó el evento sin problema.

En cuanto a la seguridad de las arcillas, afirma que estas han sido estudiadas por años, contando con diversas publicaciones que avalan su uso. “Virbac-Centrovet, a su vez, ha solicitado la ejecución de bioensayos de toxicidad aguda y crónica en la Universidad de Valparaíso, los que demuestran que las arcillas modificadas son virtualmente no tóxicas en los organismos estudiados, además de ser altamente efectivas en atraer y atrapar a las algas investigadas. Estos resultados siguen en línea con lo estudiado por el Dr. Anderson, que vio que en algas chilenas (Karenia mikimotoi, Heterosigma akashiwo, Pseudochattonella cf verruculosa y Alexandrium catenella) las arcillas modificadas eran altamente efectivas frente a estas (99%)”, sostiene Farcas.

Para cerrar, dice que desde hace doce meses Virbac-Centrovet ha estado en conversaciones con diversas autoridades centrales y regionales, a las cuales se les presentó esta nueva medida de mitigación, “esperando lograr los permisos necesarios para su utilización, y con esto conseguir que Chile tenga una herramienta eficaz para minimizar los daños a la población, naturaleza y la industria acuícola del país”.