Como la confirmación respecto de los amplios impactos que tiene el plástico más allá de los océanos y las especies marinas, calificó Greenpeace el informe dado a conocer por el prestigioso Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL), el cual examinó los impactos en la salud asociados con los plásticos en cada etapa de su cadena de suministro y ciclo de vida, concluyendo que se hace necesario y urgente tomar medidas para proteger a la salud de la humanidad ante la crisis generada por la contaminación por plásticos.

En este sentido, el informe alerta que la extracción y transporte de materias primas fósiles para el plástico libera una gran variedad de sustancias tóxicas en el aire y el agua, incluidas aquellas con impactos conocidos en la salud, como el cáncer, la neurotoxicidad, la toxicidad reproductiva y del desarrollo y el deterioro del sistema inmunológico.

Además, se estableció que productos de consumo y embalaje pueden provocar la ingestión o inhalación de partículas microplásticas y cientos de sustancias tóxicas.

A su vez, el manejo de desechos plásticos y otras formas de incineración liberan sustancias tóxicas que incluyen metales pesados como el plomo y el mercurio, gases ácidos y partículas, las que pueden ingresar al aire, al agua y al suelo. Todos riesgos directos para la salud de los trabajadores y las comunidades cercanas.

Por último, la fragmentación y los microplásticos que ingresan directamente al cuerpo humano generan una serie de impactos en la salud, como la inflamación, la genotoxicidad, el estrés oxidativo, la apoptosis y la necrosis, todas relacionadas con deterioros importante de la salud, las que van desde enfermedades cardiovasculares hasta cáncer y enfermedades autoinmunes.

Frente a estos resultados, desde Greenpeace Internacional el líder del Proyecto Global de Plásticos de la organización ambientalista, Graham Forbes, dijo: «Los riesgos para la salud por la crisis de la contaminación plástica han sido ignorados por mucho tiempo y deben estar a la cabeza de todas las decisiones sobre el avance de los plásticos. Las corporaciones y los gobiernos están arriesgando nuestra salud para mantener el status quo y mantener su flujo de ganancias».

En Chile, Mauricio Ceballos, coordinador de la Campaña Chile sin Plásticos de Greenpeace, complementó que: «No solo nuestros océanos y animales marinos sufren esta adicción a los plásticos, sino también todos nosotros. Si bien todavía hay mucho que aprender sobre todos los impactos de los plásticos en la salud humana, sabemos lo suficiente como para adoptar un principio de precaución y comenzar a eliminar estos plásticos desechables de un solo uso para siempre. Le pedimos a la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, que tome vanguardia en este tema global y lleve a cabo una legislación que elimine los plásticos de un solo uso tal como lo hizo la Unión Europea y Perú».

Para leer el informe completo ingrese a www.ciel.org/plasticandhealth

Noticias relacionadas:

Lanzan petición global para frenar la contaminación plástica en el mar

Botellas gigantes aparecen en playa de La Serena

«Enfrentamos un tsunami plástico que no desaparecerá con la prohibición de las bolsas»

[EN-ES] Unen esfuerzos por evitar que más de 50.000 kilos de redes de pesca en desuso contaminen el mar peruano