English

A raíz de la investigación que lleva adelante la Comisión Europea (CE) por una eventual colusión de precios y otras condiciones de mercado entre salmonicultoras de origen noruego, se pensaba que las acciones de todas ellas se verían impactadas en la Bolsa de Valores de Oslo (Oslo Bors), no obstante, los efectos han sido dispares.

Lea >> [EN-ES] Nuevos antecedentes en investigación por eventual cartel de salmonicultoras

Es así como mientras Grieg Seafood (GSF) retrocedió 0,44% durante la jornada de este jueves 21 de febrero, acumulando un -2,52% en la semana, y Leroy Seafood Group (LSG) cayó 0,20% (-0,38% en la semana), MOWI, en contraparte, avanzó 1,69% (+1,15% en lo que va de semana) y SalMar hizo lo propio en +1,00%. Eso sí, esta última se contrajo 1,81% entre lunes y jueves.

Cabe destacar que MOWI y SalMar son las productoras de salmón de mayor capitalización bursátil en la plaza noruega.

Autoridad

En paralelo, este jueves se conoció que la Autoridad de Competencia de Noruega (Konkurranse Tilsynet), que es la agencia gubernamental responsable de administrar la Ley de Competencia de 2004 del país nórdico, incluidas las regulaciones impuestas a través de la Comunidad Económica Europea, dijo que está siguiendo el caso «con interés».

«No podemos comentar si esta (la investigación de la CE) conducirá a nuestras propias inspecciones u otras actividades hacia este sector en Noruega. Pero, por supuesto, estamos siguiendo el caso de la CE con interés», comentó a Undercurrent Kari Bjorkhaug Trones, directora de investigación de Konkurranse Tilsynet.

Más adelante, aclaró que la Comisión Europea no ha estado en contacto con la Autoridad de Competencia de Noruega en relación con los allanamientos en curso, y no ha habido inspecciones en Noruega. «No tenemos conocimiento de lo que la CE planea hacer en el futuro», precisó.

En cuanto a las inspecciones de la CE en territorio noruego, normalmente la Comisión debiera pedir asistencia a Konkurranse Tilsynet, y la solicitud pasará formalmente a través de ESA, que es la autoridad de vigilancia de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por su sigla en inglés) y que controla el cumplimiento del acuerdo del Espacio Económico Europeo (EEE), ahondó Bjorkhaug Trones.

La razón por la que la CE está teniendo que inspeccionar las operaciones de los salmonicultores noruegos en el Reino Unido, así como una planta propiedad de MOWI en Holanda, es porque el salmón está fuera del alcance de las normas pertinentes del acuerdo EEE y, por lo tanto, no existe el rol de la ESA en un caso como este, explicó Asta Sigrun Magnusdottir, oficial de comunicaciones de la ESA.

«En este tipo de casos, la ESA tiene un papel que desempeñar en términos de veterinaria y seguridad alimentaria. El motivo es que las normas sobre libre circulación de mercancías en el EEE no cubren este tipo de producción. Y dado que las reglas sobre la libre circulación de bienes no están vigentes, lo mismo ocurre con las reglas sobre la competencia», subrayó Magnusdottir a Undercurrent, puntualizando que una investigación como esta está dirigida a empresas, no a los propios Estados.

«Si bien existe un contacto y una cooperación estrecha entre la Comisión Europea y la ESA, la comisión no puede inspeccionar los compromisos en los estados de la EFTA, solo dentro de la UE (Unión Europea), al igual que la ESA solo inspeccionaría empresas en Noruega, Islandia o Liechtenstein. La investigación de la CE está, por lo tanto, limitada a la UE», cerró la portavoz de la Asociación Europea de Libre Comercio.

*Créditos de la foto destacada (de contexto): Leroy Seafood Group.