Ya en 2014 la Asociación de Salmonicultores de Magallanes y las comunidades kawésqar, que en esa fecha estaban legalmente reconocidas por la Conadi (tres comunidades), habían firmado un convenio que buscaba facilitar a este pueblo originario tanto los traslados a sus sitios ancestrales, con embarcaciones de las firmas acuícolas, como becas de apoyo para estudiantes de enseñanza superior. En el transcurso de estos años se constituyeron nuevas agrupaciones, por lo que surgió el anhelo de ampliar estos acuerdos de una manera formal.

En una ceremonia celebrada en Punta Arenas, representantes de las siete comunidades y la asociación, firmaron el convenio que acuerda una serie de medidas, las que buscan fomentar el vínculo entre ambas partes, entendiendo que comparten un territorio común y con esto, contribuir a través del rol de las empresas con sus comunidades, a fortalecer la influencia kawésqar en el territorio.

Carolina Quintul, quien es presidenta de la comunidad indígena kawésqar «Cazadores Patagónicos», expresó: «Yo vengo participando en muchas reuniones y he visto el avance que hoy se concretó. Me enorgullece trabajar para las personas, porque en las comunidades hay necesidad». Además, comentó que gracias a las gestiones enmarcadas en este convenio, ha sido posible ayudar a algunas personas de las comunidades que han estado con problemas de salud.

Firma de convenio3

Este nuevo convenio, construido de manera colaborativa, no solo integra a un número mayor de comunidades, sino que también se amplía respecto de las acciones que ambas parte realizarán. Las comunidades recibirán apoyo en distintas líneas como educación, que incluye la compra de uniformes o útiles escolares para todos los niños que estén estudiando y dos becas para estudiantes de enseñanza superior, por cada comunidad que suscribió el convenio; en una segunda línea de acción, se entregará apoyo a las comunidades en la presentación de proyectos, tanto en instancias públicas como privadas, por parte de una profesional de la Asociación; un tercer elemento es la empleabilidad, para lo cual el gremio facilitará el vínculo entre los integrantes de las comunidades que quieran trabajar en la industria salmonicultora y las empresas; se  gestionarán siete viajes ancestrales al año; además se abrirá cada año un fondo concursable, donde las comunidades podrán postular a tres categorías de proyectos, que buscarán mejorar su calidad de vida y mantener vivo el patrimonio kawésqar.

Las comunidades indígenas kawésqar se comprometen, por su parte, a realizar actividades de difusión de su lengua y su cultura en establecimientos educacionales o en las empresas del gremio, cuyas instancias serán apoyadas por la Asociación de Salmonicultores de Magallanes.

Amil Caro, presidenta de la comunidad «Juana Pérez de Puerto Natales», dijo estar «muy agradecida, porque vamos a poder trabajar en conjunto con las otras comunidades. Aquí casi todos somos familia y siempre nos vamos a estar viendo. Está bien que todas las comunidades rememos hacia un mismo lado», enfatizó la dirigenta social.

Firma de convenio 2

El gerente de la Asociación de Salmonicultores, Cristian Kubota, por su parte, sostuvo que han tenido la «gran experiencia de un trabajo colaborativo, una mirada profunda para conocer qué necesitaban las comunidades y cómo podemos trabajar en conjunto. Una de las cosas que más nos motiva es, a través de este convenio, ayudar a visibilizar la cultura kawésqar a toda la comunidad magallánica. Es responsabilidad de todos que la cultura de este pueblo no desaparezca, y por el contrario, que su lengua, su artesanía y su cosmovisión pasen la frontera de las comunidades indígenas. Hoy estamos todos de acuerdo en que la región la construimos entre todos y trabajar unidos ayudará a mejorar las condiciones y calidad de vida de nuestra comunidad».

La ejecución y seguimiento de las actividades enmarcadas en este convenio serán revisadas continuamente por un comité de coordinación, conformado tanto por representantes de las comunidades indígenas como por la Asociación de Salmonicultores.