St. Andrews y Orizon confirmaron la fusión de su operación en la región de Los Lagos, incrementado así su capacidad instalada en el negocio de mejillones (choritos). A través de este proceso, ambas compañías buscan darle sostenibilidad a su área acuícola capitalizando la sinergia de experiencia, conocimiento y fortalezas operacionales.

La fusión se lleva a cabo tras el aumento de capital ejecutado por St. Andrews, participando Orizon con sus activos. Con este proceso, los nuevos porcentajes de participación de sus socios quedaron en un 40% para A5 Capital –fondo de inversión de capitales chilenos–, 40% para Blumar y un 20% para Orizon.

“El objetivo de esta fusión es potenciar el negocio de mejillones en el mundo, hacer que nuestra empresa sea más competitiva en los mercados globales en términos de eficiencia y también comerciales. Ahora contamos con más recursos para hacer esfuerzos en ventas y márketing para lograr el posicionamiento que buscamos”, explicó el gerente general de St. Andrews, Soames Flowerree.

A lo anterior, dijo que “no hay que olvidar que los mejillones son el segundo producto acuícola más grande de Chile, después del salmón. Y contar con una empresa financieramente sólida, con capacidad de inversión y vocación de largo plazo, también beneficiará a la región de Los Lagos al ser una industria intensiva en mano de obra, que generará empleos y potenciará a la zona como la mayor productora de esta especie en el país”.

*Foto destacada: planta de procesamiento de St. Andrews en Quemchi (gentileza Cetmis).