La pesca artesanal en Puerto Williams, la ciudad más austral del mundo, ubicada en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, no solo significa el sustento económico de una importante proporción de los habitantes de la zona. Lleva consigo una carga socio-histórica de interés, pues se basa en la relación que sostienen los pescadores con su entorno material, la vida cotidiana a bordo de las embarcaciones, y cómo estas han evolucionado en su tecnología de pesca y navegación.

La historia y los cambios de estas naves a través de los años son parte de un estudio socio-antropológico que llevan a cabo los investigadores del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh)Dr. Gustavo Blanco y María Amalia Mellado, en el marco del convenio de colaboración entre la Universidad Austral de Chile y el Museo Antropológico Martín Gusinde de Puerto Williams.

Con el nombre de «Tecnografías pesqueras en los mares australes», los investigadores del Centro IDEAL -apoyados por Alberto Serrano y Karina Rodríguez Estudio sobre embarcaciones de Puerto Williams busca el rescate del patrimonio localdel Museo Gusinde y la Asociación Gremial de Pescadores de Puerto Williams- buscan reconocer el trabajo pesquero como una actividad cultural de valor patrimonial, a través de la historia de ocho embarcaciones y cómo han sido adaptadas a los cambios tecnológicos.

«Reconstruir la historia de las embarcaciones te permite ver relaciones contractuales, de amistad, de familia y también tragedias. Los barcos tienen una continuidad más allá de las personas. Entendiendo el cambio tecnológico podemos entender su evolución sociohistórica», asegura el Dr. Gustavo Blanco, agregando que «la pesca predominante en la zona es de centolla y centollón, pero a pesar de la homogeneidad de productos, no hay una sola estrategia de pesca, o una sola materialidad asociada a la embarcación».

María Amalia Mellado, antropóloga del Centro IDEAL, complementa que «hay algunas de estas embarcaciones que son nuevas, pero existen otras que tienen inscritos los cambios en el uso de la tecnología desde sus mismos cuerpos, cómo llegó la embarcación hasta allí, si la repararon, la compraron, y salen las historias de sus dueños anteriores, una relación bastante afectiva entre pescadores y sus naves».

A través de entrevistas in situ y la identificación de prácticas pesqueras, se realizará un trabajo etnográfico que durará un año, en donde también se tendrán en cuenta los cambios en las formas de vida, desde los pueblos originarios australes hasta la irrupción del mercado industrial en la zona, en los años 60.

Estudio sobre embarcaciones de Puerto Williams busca el rescate del patrimonio local1«Queremos rescatar la pesca artesanal en términos patrimoniales, como una actividad cultural, viva, sometida a transformaciones importantes, la cual logra que la gente del lugar se identifique. El museo y nuestro trabajo están comprometidos con eso», manifiesta el Dr. Blanco.

La investigación colaborativa busca plasmar la información no solo a través de artículos científicos, sino que transformarse en un libro que dé cuenta de estas historias, además de una exhibición que manifieste en un formato artístico visual la relevancia actual y testimonial de estas embarcaciones, apoyados por el espacio que otorga el Museo Antropológico Martín Gusinde en Puerto Williams.

*Créditos de fotos: Gustavo Blanco | Centro IDEAL.

También le puede interesar >> Los recolectores y pescadores de orilla de Bahía Inútil, Tierra del Fuego