Esta semana, AQUA recibió una carta firmada por el Departamento Marítimo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de la provincia de Llanquihue (región de Los Lagos) en donde se sostenía que se encontraron “sorpresivamente” con que “una buena parte” de los desechos del buque salmonicultor “Seikongen” (hundido en octubre de 2017 y actualmente en astilleros de la empresa Detroit, emplazada en la ciudad de Puerto Montt) estaban en las bodegas de un pontón llamado “Yagarfina” y el cual permanecía anclado en las cercanías de Chonchi, provincia de Chiloé.

En la misiva, dirigida al intendente de Los Lagos, Harry Jürgensen, la CUT Llanquihue subrayó: “Usted declaró a la ciudadanía que este asunto se había terminado con el buque en su nueva posición para reparaciones. Entonces, no es sano para la convivencia social que una autoridad nos engañe ya sea por tergiversar la realidad o por ocultamiento. Y asumiendo el peligro latente que persiste con estas materias peligrosas, es que solicitamos una vocería oficial desde el gobierno que nos garantice que el proceso de trasvasije cuenta con las fiscalizaciones de inocuidad que debiese estar ejerciendo la autoridad marítima, los ministerios de Salud y del Medio Ambiente, y la honesta información a los habitantes por donde transitarán los líquidos tóxicos; además de pronunciarse por los resguardos tomados para no exponer a los trabajadores del pontón y del buque que lo custodia”.

Consultada la Armada por AQUA acerca de esta situación, el comandante en jefe de la Quinta Zona Naval, contraalmirante Carlos Fiedler, dijo que “a fin de contextualizar los hechos”, es decir el empleo de una plataforma para extraer y almacenar el agua de mar que, producto del hundimiento y las amplitudes de marea, entraba y salía desde los espacios abiertos no estancos del “Seikogen”, ello se encuentra establecido en el correspondiente plan de remoción y extracción de restos náufragos (reflotamiento), aprobado por la resolución de la Gobernación Marítima de Castro (G.M.CAS.) ordinario número 12.600/112 VRS del 16 de marzo de 2018.

Para dar cumplimiento a lo anterior, y posterior al reflotamiento, la autoridad naval subrayó que CPT Empresas Marítimas S.A. (propietaria del “Seikongen”) presentó la solicitud para efectuar la extracción segura de los residuos líquidos almacenados en los estanques del “Yagarfina”, aprobándose -a través de la resolución G.M.CAS. ordinario número 12.600/35/VRS con fecha 4 de febrero de 2019- el plan de descarga, transporte y tratamiento de dichos desechos.

“Es preciso agregar que en la revisión del plan participaron de manera activa el Servicio de Salud, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) Región de Los Lagos y la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), quienes efectuaron sus observaciones sectoriales y posteriormente aprobaron el plan de CPT”, afirmó Carlos Fiedler.

Más adelante, aseguró que el plan “fue ejecutado sin inconvenientes ni observaciones entre el 14 de febrero y el 10 de marzo recién pasado, bajo la fiscalización permanente de la autoridad marítima, efectuándose la descarga de la totalidad de los residuos líquidos almacenados, el lavado de las bodegas y la desinfección de estas, adoptándose las debidas precauciones y resguardos para garantizar la salud de los trabajadores y la vida humana en el mar”.

Finalmente, y con sus bodegas limpias y secas, el artefacto naval zarpó de Chonchi el martes (12) e iniciando su desplazamiento hacia el puerto que el armador estimó pertinente, cerró el representante de la Armada.

CARTA SR ADAM MUMTAZ 001

También le puede interesar >> Denuncian “instrumentalización” de la Directemar para sacar del mercado dos wellboats salmonicultores

*Foto destacada: proceso de adrizamiento del “Seikongen” en julio de 2018.