(La República) El presidente del Comité Multisectorial Defensa Sector Pesquero de la Bahía Sechura (Perú), Fidel Periche, mostró su preocupación por la mortalidad desmesurada de peces, así como de la concha de abanico (conocida en Chile como ostión) que se registró recientemente producto de la marea roja que ingresó a la bahía.

Según explicó, los efectos de las lluvias en Ecuador han generado problemas en el mar, trayendo corrientes de agua caliente hacia la zona de Sechura, lo cual ha ocasionado la afectación de los bancos de ostión.

Esta situación provocó la mortalidad del 80% de los bivalvos, lo cual –advirtió el dirigente pesquero– pone en riesgo la exportación del producto a los mercados extranjeros, que significaría una crisis en el sector por la pérdida de inversión de los maricultores.

A su vez, manifestó que la pesca de consumo humano también se ha visto perjudicada, por lo que esperan que el Ministerio de la Producción (Produce) dialogue con las entidades crediticias para que realicen las actividades en favor de los pescadores.

“Se calcula el 80% de mortalidad de la concha y si esta situación continua así se estima que sea una pérdida total. La preocupación es que la población se queda sin trabajo, son más de 40.000 puestos que mueve la maricultura; por esto la economía está en crisis”, adujo Fidel Periche.

Frente a ello, el dirigente gremial instó a las nuevas autoridades del Produce, interceder ante las entidades crediticias con el fin de que estas logren reprogramar el cronograma de pago de los pescadores, quienes sufrirán una gran pérdida económica.

Además, de acuerdo con el gerente de Desarrollo Económico de la Municipalidad Provincial de Sechura, Alex Eche, hay unas diez toneladas de peces varados, entre estos la cachema, la guitarra, el tramboyo, entre otros.

Presione aquí para ver la nota en su fuente original de La República.

*Foto destacada (de contexto): Archivo AquaPacífico.