Un paso más avanzó el proyecto (boletín 10527) presentado por un grupo de diputados de oposición, que tiene como fin declarar la nulidad de la ley que modifica en el ámbito de la sustentabilidad de recursos hidrobiológicos, acceso a la actividad pesquera industrial y artesanal y regulaciones para la investigación y fiscalización, la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA).

La Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos aprobó, por 10 votos a favor y tres en contra, la moción que contaba con un informe favorable de la Comisión de Constitución. “Todos los sectores políticos comienzan a pensar que tienen que recomponer su relación con el mundo de la pesca artesanal y de la pesquería en general”, declaró el presidente de la instancia, diputado Gabriel Ascencio (DC).

Por su parte, el diputado Francisco Undurraga (Evópoli) adujo que, pese a estar “muy en desacuerdo con la forma en que se gestó la ley”, votó en contra del proyecto porque considera que “la nulidad no es el camino, porque es inconstitucional”.

El legislador oficialista dijo que espera que lo que esté detrás de esto no sea ir en contra del Tribunal Constitucional (TC), “si es que este llegara a no respaldar la nulidad de esta ley”.

En la misma línea, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, subrayó que “una ley no puede anularse”, y añadió que esta eventualidad “conllevaría también la anulación de la Ley de la Jibia”.

En contraparte, Nelson Estrada y Manuel Gutiérrez, ambos directivos del Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp), criticaron a Riquelme -quien estuvo presente en la votación- por insistir que “el 90% de la ley es buena”.

“El gobierno sabe que esta ley ha sido perjudicial para la sustentabilidad de los recursos pesqueros, ha entregado por 20 años y a perpetuidad los mismos a la industria pesquera, ha sido nefasta para la pesca artesanal en materia de fraccionamiento y, quizás lo más importante, ha permitido que los recursos pesqueros estén en manos de privados y no de todos los chilenos”, puntualizaron, asegurando que “es un rotundo golpe a la industria pesquera y un portazo a la corrupción”.

A su turno, el presidente de la gremial, Hernán Cortés, manifestó que “este nuevo Congreso, lejos de la relación política y dinero, es un Congreso en el que podemos confiar. Esperamos, entonces, que esta rotunda postura contra la ilegítima Ley de Pesca se mantenga en la Sala de la Cámara”, enfatizó.

El proyecto debe ser ahora debatido y votado en la Sala de la Cámara Baja sobre la base de los informes de las citadas comisiones, que en el caso de Pesca será entregado por el diputado Luis Rocafull (PS). De ser aprobado en esta instancia, pasaría al Senado que lo analizaría en comisiones y en el hemiciclo.

*Foto destacada (de contexto): Archivo Subpesca.