Entre el 31 de enero y 19 de febrero fueron admitidos a tramitación en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) tres proyectos salmonicultores que pretenden emplazarse en el sector de la Reserva Nacional Kawésqar, la cual protege la zona marino costera del también Parque Nacional Kawésqar, ambas áreas recientemente decretadas a través de D.S N°6/2018 del Ministerio de Bienes Nacionales del 30 de enero de este año.

Los proyectos corresponden a tres centros de engorda de salmónidos, uno por iniciativa de la empresa Inversiones Pelícano SpA -ligada a la familia Stengel- y dos de Acuícola Cordillera Limitada -controlada por Australis Seafoods-, los cuales se ubicarían en las cercanías de los fiordos de isla Riesco, en la comuna de Río Verde, región de Magallanes y de la Antártica Chilena, afectando, de acuerdo con lo asegurado por Fundación Terram, el área resguardada por la figura de Reserva Nacional Kawésqar.

D1o8qR3WsAA1fRt

Relacionado >> Iniciativas presentadas por Pelícano en Ñuble son resistidas por comunidades y autoridades

La dimensión de los proyectos abarcaría la instalación de 84 balsas-jaulas en total, distribuidas en 48 balsas en el «Centro de engorda de salmones Golfo Xaultegua», 16 en el «Centro de engorda de salmónidos Estero Pérez de Arce» y 20 en el «Centro de engorda de salmónidos Ensenada Colo Colo»; produciendo en total alrededor de 22.600 toneladas de salmón por ciclo.

La presentación de estos proyectos acuícolas alertó a Terram, organización que advierte que una de las carencias ambientales de las firmas es la forma en que ingresaron las iniciativas al SEIA. Ignacio_Martinez

Ignacio Martínez (en la foto de la derecha), abogado de la entidad, dijo que «llama profundamente la atención que los tres proyectos hayan ingresado a través de una Declaración de Impacto Ambiental, siendo que la ley (N°19.300, Ley sobre Bases Generales del Medio Ambiente) en casos de proyectos que se emplazan al interior de áreas protegidas, en este caso la Reserva Nacional Kawésqar, deben ingresar a través de Estudios de Impacto Ambiental».

Christian ParedesPor su parte, el dictamen Nº83.278 de 2016 de la Contraloría General de la República estipula que el desarrollo de actividades de acuicultura en zonas marítimas que formen parte de las reservas nacionales solo pueden ser autorizadas, siempre y cuando, sean compatibles con sus respectivos objetivos de conservación; el problema es que «en este caso no se cuenta todavía con plan de manejo, de manera que no tenemos los objetivos de conservación claros especificados en el plan, ni tampoco se encuentran en el decreto de creación que crea dicha área», enfatiza Christian Paredes (en la foto de la izquierda), también abogado de la institución.

Si bien las tres iniciativas aún se encuentran en el proceso de calificación ambiental, desde Fundación Terram afirman que estos están incumpliendo la normativa vigente como lo expresado por Contraloría.

«Es por ello que esta institución hace un llamado a la autoridad ambiental a rechazar los tres proyectos ingresados al SEIA durante los últimos meses», puntualizaron ambos juristas.

*Foto destacada (de contexto): Parque Nacional Kawésqar (fuente Bitcoin).