Ley corta, plataforma laboral y reglamento de protección laboral en caso de licitaciones, son los temas centrales que se tratarán en el Tercer Encuentro Nacional de Trabajadores de la Industria Pesquera que se realizará el lunes y martes –18 y 19 de marzo– en Santiago (región Metropolitana), en calle Arturo Prat 182, esquina Tarapacá, Metro Universidad de Chile.

El objetivo, según lo informado, es cerrar acuerdos respecto de cómo estos trabajadores defenderán sus derechos, siendo el primero y más relevante, el derecho a trabajar “frente al impacto de cesantía y precarización del trabajo que están provocando y provocarán decisiones y asuntos en debate como la Ley de la Jibia, Ley Corta de Pesca y otras”, expresaron.

De acuerdo con Eric Riffo Paz, presidente del Sindicato de Oficiales Motoristas de la Marina Mercante Nacional, el encuentro reunirá a una amplia dirigencia del país. Desde la región del Biobío, por ejemplo, participan, además de su sindicato, los Sindicatos de Patrones, de Tripulantes de Cerco y Arrastre, la Federación de Trabajadores de Plantas (Fesip), además de la organización de pequeñas y medianas empresas de apoyo a la industria pesquera (PescaPyme).

Decepción y preocupación

Riffo 4El análisis de lo que ocurrió en 2018 y lo que va de este año en el ámbito pesquero decepciona y preocupa a los trabajadores pesqueros, explicó Riffo.

Los senadores y diputados no lograron entender que en la actividad de pesca industrial existen miles de trabajadores, dice. “Toman decisiones dejándose llevar por un slogan, sin medir el impacto que provocan. Por el error de unos pocos condenaron a todo un sector. Yo no había visto, de vuelta a la democracia, tanto odio hacia un rubro, aunque, seamos claros, en otros han ocurrido situaciones peores que han afectado la fe pública y el patrimonio nacional. Pero a la industria pesquera se le viene golpeando desde hace 15 o 20 años. Nosotros, los trabajadores, nos cansamos. No vamos a asumir culpa por lo que no hemos hecho”, expuso el dirigente.

“Si bien existen hechos que están siendo investigados y esperamos que se aclaren, los trabajadores y trabajadoras de la actividad pesquera industrial son personas honestas y que ganan su salario igual que todos los chilenos, con mucho esfuerzo. Lamentablemente, hoy solo vemos una sed de venganza en muchas autoridades políticas”, añadió.

Adicionó que los trabajadores de la industria tienen que cargar con una culpa ajena y que, aunque los responsables de situaciones ligadas a la tramitación de la Ley de Pesca están siendo investigados o procesados, a través de las instancias correspondientes (judicial), la condena política a la pesca industrial se desencadenó en forma arbitraria, dañando a miles de familias.

Según sus palabras, “la autoridad política equivocó el camino al querer hacer justicia en circunstancias que son los tribunales los organismos habilitados para ello. En el Congreso se actuó sin los suficientes antecedentes, cruzando en oportunidades los límites de la verdad, la prudencia y la responsabilidad”.

Daño por Ley de la Jibia

Es el caso de la Ley de la Jibia, Eric Riffo manifestó que con ella “no ganó nadie, ni el sector artesanal, ni el industrial, ni el Chile pesquero; sólo la soberbia, la rabia, la venganza. Peor aún, no escucharon ni atendieron a la academia, expertos que muchas veces dijeron que dicha especie en cualquier momento podría desaparecer o disminuir su abundancia en nuestras costas y motivaron el ingreso de cientos de pescadores que adquirieron enormes deudas y hoy están en serios problemas”.

Preocupa, indicó, que el Estado mire el techo y no vea el daño que se le está provocando a la actividad pesquera. “Pareciera que quieren arreglar todo con un cheque y tendrán que hacerlo en el caso de los trabajadores de la jibia que quedarán cesantes, así como deberán continuar con los que vayan saliendo de otros sectores, pero ¿quién le pagará al país por el patrimonio que perderá cuando la ORP fije las cuotas de jibia y Chile quede con una participación muy baja?”, se preguntó.

“También serán estas autoridades las que tendrán que responder por la precariedad laboral del sector artesanal que han aumentado en vez de tratar de mejorarla y normalizarla. En definitiva, estamos con una política pesquera del desorden y el error y eso tenemos que hacerlo saber a través de la dirigencia nacional. No nos vamos a quedar callados, pelearemos por nuestros derechos”, precisó el dirigente, adelantando que este año 2019 será muy complejo para los trabajadores pesqueros y decisivo en cuanto a si pueden o no continuar con una actividad laboral estable.