El Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC) ejecutó desde finales del año 2016 el proyecto titulado “Implementación de herramientas para la superación de brechas productivas e identificación de segmentos comerciales para el recurso jaiba presente en la provincia de Arauco, con un enfoque de sustentabilidad“, financiado a través de aportes del Comité de Desarrollo Productivo de la Región del Biobío.

La iniciativa contempló el desarrollo de tres etapas. La primera línea de trabajo estuvo enfocada en la realización de un diagnóstico psicosocial, biológico y del mercado actual de la jaiba. Posteriormente, a partir del análisis de los datos obtenidos tanto en la fase diagnóstica como de la ejecución del proyecto, se procedió a dar cumplimiento de las etapas de transferencia y difusión de los resultados a los beneficiarios.

“Posterior al desarrollo de la fase primaria, el CREA está realizando un proceso de transferencia a las instituciones y beneficiarios directos. En las dos últimas etapas, buscamos que se posibilite el acceso a los resultados del proyecto, a los actores principales ligados al rubro”, detalló el director del CREA UCSC, Dagoberto Arcos.

JAIBA 3

Ahondó que los beneficiados con este proyecto son los principales actores ligados al rubro de pesca artesanal. “El CREA ha sido un actor relevante en el desarrollo de las iniciativas que buscan ser un aporte para las organizaciones de los pescadores artesanales, para las agrupaciones de recolectores de orilla, para pequeñas plantas de procesos del mar y emprendedores del área gastronómica del golfo de Arauco”, subrayó Arcos.

En ese sentido, Cristián Garrido, presidente de uno de los sindicatos de pescadores de Punta Lavapié, se mostró agradecido por el apoyo que le han otorgado desde el Centro Regional de Estudios Ambientales a través de esta iniciativa. “La universidad nos ha apoyado para aprender muchas cosas, saber extraer el recurso y cuidarlo, pero también darles mayor crecimiento a los recursos”, afirmó el dirigente.

Por su parte, el secretario regional ministerial (seremi) de Economía del Biobío, Mauricio Gutiérrez, valoró el positivo desarrollo del proyecto expresando que en Arauco y en general en la región del Biobío, “se concentra una cuota importante de los desembarques artesanales del recurso jaiba, siendo aproximadamente el 19,5% del total de desembarques a nivel país, por tanto, la ejecución de este tipo de acciones va en directa concordancia con mejorar la situación económica y social de quienes realmente lo necesitan”.

JAIBA 4

Además del diagnóstico biológico-pesquero, el cual se obtuvo a partir de los datos de desembarques en la zona (desde el 2006 a la fecha), se desarrolló, entre otros, un análisis de la biomasa de las especies comerciales más importantes del golfo de Arauco, como son las jaibas peluda, limón, marmola y reina, para el periodo de verano e invierno de 2018. Esta información fue un suministro esencial para realizar las proyecciones comerciales del recurso en la zona.

Enfoque ecosistémico

La iniciativa llamó la atención de otros organismos ligados al área, ya que desde el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) en Valparaíso (región de Valparaíso) también destacaron la relevancia del proyecto.

Andrés Olguín, quien es biólogo marino, magíster en gestión de recursos acuáticos e investigador del IFOP, además de invitado y expositor del seminario final de resultados, resaltó el carácter ecosistémico del proyecto, es decir, que involucra diversos ámbitos. “Lo importante del proyecto es que abarcó antecedentes sociales, económicos, nutricionales y comerciales. La iniciativa podría ser replicable a lo que nosotros realizamos entre Los Lagos a Magallanes haciendo capacitación y enseñanza a los jaiberos de esa zona sur extrema y, de esta forma, podríamos aumentar el valor agregado del recurso”, manifestó.

Valor agregado

En coordinación con la Facultad de Medicina, a través de la carrera de Nutrición y Dietética, el CREA logró concretar el desarrollo de productos con valor agregado a partir de la jaiba. Así lo explicó el nutricionista y docente de la UCSC Rodrigo Buhring: “Tomamos las materias primas de los beneficiarios del proyecto y desarrollamos tres productos. Hicimos una pasta de jaiba tipo paté, que es una pasta sin aditivos y solamente con productos naturales. Como segundo producto desarrollamos el marinado de pinza de jaiba, que está enfocado al área gourmet y finalmente desarrollamos harina a partir de la carne de jaiba deshidratada tanto al natural y/o saborizadas al ajo, al orégano, al merquén y al albahaca”.

JAIBA 2

Actividades desarrolladas

A su vez, en el marco del proyecto, el CREA desarrolló diversas actividades con el objetivo de apoyar al rubro. Entre estas destacan: una gira tecnológica a la comuna de Quellón en Chiloé (región de Los Lagos), donde participó un grupo de cuatro beneficiarios dueños de plantas de procesos de productos marinos de la comuna de Arauco, específicamente de las caletas de Punta Lavapié, Llico y Tubul; un taller gastronómico con base en el recurso jaiba; la participación en la feria Surmet, realizada en SurActivo (Hualpén, región del Biobío); el desarrollo de un microdocumental realizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la UCSC, donde se da a conocer el arte de pesca; y finalmente, la realización de un seminario sobre “Desarrollo de Productos con Valor Agregado”, además del seminario de cierre del proyecto.

Sus principales resultados, junto con el microdocumental que resalta la importancia socioeconómica y cultural de la jaiba como recurso para la zona de estudio, se pueden ver en la página web https://www.jaibaarauco.cl