Noruega tiene una larga tradición en la producción de salmón. En 2018, el volumen exportado alcanzó las 1.128.000 toneladas GWT, cifra un 4% superior a las 1.087.000 toneladas GWT registradas en 2017, situándose, nuevamente, como el principal productor de salmónidos a nivel global, seguido de Chile, que el año pasado exportó un volumen cercano a las 611.000 toneladas GWT.

En cuanto a retornos por exportaciones de salmónidos, según datos del Norwegian Seafood Council (NSC), estos totalizaron NOK$67.800 millones (US$ 7.940 millones) en 2018, mostrando un aumento de un 5% respecto a lo obtenido en 2017. “El incremento de la demanda de salmón noruego en el mercado de la Unión Europa ha contribuido a que las exportaciones de este producto superen el 73%. Polonia es el mercado con mayor crecimiento en 2018, con un aumento de las exportaciones de NOK$1.100 millones a NOK$8.800 millones”, expuso el analista de Seafood del NSC, Paul T. Aandahl.

De igual forma, Noruega envió 46.400 toneladas de trucha en 2018, por un valor de NOK$3.000 millones. Esto representa un aumento del 16% en volumen y del 5% en valor, en comparación con 2017. “El crecimiento en volumen del 16% para los envíos de trucha es el resultado de la normalización luego de los bajos volúmenes de exportación en 2017”, complementó el analista.

Las empresas noruegas han celebrado estos resultados. En el caso de Mowi, en su reporte del 4Q de 2018 enviado a la Bolsa de Oslo, expresó que el año terminaba con precios altos en todos los mercados y una fuerte demanda, principalmente, desde el mercado europeo y Estados Unidos. No obstante, también admitían que el sealice (piojo de mar) sigue siendo un desafío, con importantes costos asociados a su tratamiento.

En el caso de Grieg Seafood, otro importante actor de la salmonicultura noruega, manifestaron que, en general, el año pasado se vieron mayores precios y volúmenes que contribuyeron a alcanzar buenos resultados. “A nivel mundial, la oferta de salmón Atlántico se ha estabilizado, mientras que la demanda subyacente se ha fortalecido. Esto ha resultado en una escasez de salmón y precios altos, una situación que se espera que persista en el largo plazo. Sin embargo, pueden ocurrir fluctuaciones de precios a corto plazo”, manifestó la compañía en su reporte del 4Q enviado también a la Bolsa de Oslo.

Respecto al año 2019, las perspectivas son buenas. Se espera que Noruega exporte alrededor de 1.170.000 toneladas GWT, mostrando nuevamente un leve incremento en comparación con 2018.