IMG-20190401-WA0003Recientemente, la planta de procesamiento de salmónidos Alimentos y Servicios Acuafood SpA, de la ciudad de Puerto Montt (región de Los Lagos), se convirtió en la primera unidad productiva de su tipo en Chile en certificar su huella de carbono gracias a la invitación que recibió de parte del nodo biotecnológico “Curauma” y por medio del programa “Huella Chile”, del Ministerio del Medio Ambiente.

La información la entregó el gerente general de Acuafood, Mauricio Canales, quien recalcó al trabajo de más de un año para, primero, “conocer las emisiones de efecto invernadero que generan nuestras actividades y, luego, para buscar formas y tecnologías que permitan la reducción de estas en el tiempo”.

El representante de la planta con capacidad de proceso de 250 t/mes por turno para HON y filetes congelados, así como certificaciones para exportar a todos los países de América y la Comunidad Económica Europea, comenta que, gracias a este análisis “logramos reducir nuestros consumos por unidad producida aplicando solo tecnologías blandas, vale decir,  mejoramiento de los procedimientos o evitando  hábitos y costumbres que no son eficientes”. En tanto, para 2019-2020, Acuafood trabajará para “neutralizar las emisiones. Para ello instalaremos un sistema para la autogeneración de energía fotovoltaica, que nos permitirá –al menos– un tercio del requerimiento. De igual forma, instauraremos un programa de gestión de residuos y uso integral del agua, esperamos poder neutralizar nuestras emisiones para el término de este periodo bianual”, puntualizó Canales.

Otras innovaciones

IMG-20190401-WA0006Pero esto no es todo. Gracias al apoyo de Innova de Corfo, la planta que inició sus operaciones en 2012 está desarrollando dos soluciones innovadoras a desafíos reales que enfrenta la industria. La primera de ellas se relaciona con una máquina cortadora de porciones en congelado, “que permite obtener un mejor rendimiento de los filetes, incrementa la productividad por hora hombre y logra que todas las porciones sean del mismo calibre”, detalla su gerente general, adicionando que crearon una “línea de escalamiento productivo que, por medio de un proceso biotecnológico, permite fabricar harina y aceite de salmón, con un ahorro de energía superior al 40% respecto de los métodos actuales y logrando, además, un producto final de mucho mejor calidad. En el caso de los aceites, estos son aptos para el consumo humano sin necesidad de un proceso posterior de filtrado y refinación”, puntualizó el ejecutivo.

Además de remarcar los esfuerzos para darle mayor valor agregado a los excedentes y degradaciones de los salmónidos, entre otros, Canales se detiene en la conformación  de “un sólido equipo de trabajo que asegura el cumplimiento de todos los estándares requeridos por nuestros clientes”.

Finalmente, y con las mejoras que ha realizado Acuafood en términos ambientales, Canales manifestó que “estamos buscando algún productor de salmónidos que valore estos cambios en la forma de ver el negocio, mejorando en calidad y rendimiento, así como en sostenibilidad”.