Durante la tarde de este jueves 4 de abril, la entidad autodenominada Embarcados de Chile emitió un comunicado de prensa para referirse a las declaraciones emitidas por miembros de la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado, especialmente las de Rabindranath Quinteros, quien enfatizó: “No estoy de acuerdo con que cualquier persona se limpie la boca con nosotros”.

Lea >> Comisión de Pesca tilda de “groseras” declaraciones de industriales

A continuación lo reproducimos íntegramente:

Una total falta de autocrítica frente a errores que cometen desde su privilegiada situación, en el Congreso, subyace en las declaraciones del senador Rabrindanath Quinteros. Demuestra que en gran parte de la clase política impera una visión de país diferente a la que se vive en las calles y el mundo real de los trabajadores de Chile.

Así lo señaló hoy (jueves) Juan Carlos González (en la foto), presidente de Capitanes de Naves Industriales, quien recordó que el legislador, desde y con la Juan Carlos GonzálezComisión de Pesca que preside en el Senado, formuló ayer acusaciones como que se están limpiando la boca con sus figuras políticas, en referencia a críticas a las pésimas leyes aprobadas como la Ley de la Jibia que está provocando cesantía. Dicho impacto se advirtió públicamente que ocurriría, desde el sector laboral afectado, dijo González.

El dirigente se hizo eco de la molestia con que reaccionaron trabajadores pesqueros tras conocer los dichos de Quinteros. Lamentable es que lo haya hecho, indicó, porque “deseo recordar que quienes verdaderamente se han limpiado la boca con los trabajadores de la pesca industrial son aquellos que bajo una guerra de eslogan nos han tratado de ‘soldados de la industria’, ‘esclavos contentos’ y otras injurias e insultos que no vale la pena reproducir. Somos víctimas de una campaña sucia, de la cual muchos se han hecho parte, causando daño a este sector de la economía en la cual nos desarrollamos como trabajadores”.

Agregó que es más grave aún que eluden responsabilidades en esta campaña y se desmarcan con amenazas como la que el senador Quinteros acaba de hacer desde su privilegiada posición política. Pero, los hechos dicen otra cosa: “Usted, senador, habla de mayoría como expresión de democracia; habla de respeto, sin embargo, claramente no se respetaron los argumentos técnicos, económicos y sociales en la mencionada ley de la cual parece sentirse orgulloso. Debo recordar que las mayorías informadas se merecen este respeto, sin embargo, las ‘mayorías desinformadas’ pueden perjudicar los intereses de la sociedad en el sentido de bien común”.

“Las únicas víctimas somos los trabajadores”

Un ejemplo, argumentó González,  es el caso de los medidores inteligentes en el que las disculpas irresponsables de quienes votaron a favor ahora no corregirán este grave error. Fue una mayoría la que lo aprobó, una mayoría desinformada irresponsablemente, impresentable cuando las responsabilidades del legislador son la de estudiar y analizar el inmenso abanico de consecuencias buenas o malas de un proyecto de ley para poder resguardar el bien común de toda la sociedad en su conjunto.

Eso no ocurrió con los medidores inteligentes y en la jibia tampoco, como igual pasa en otros proyectos. Y pidió ser claros: “Deben reconocer que se vota en bloque como oposición o gobierno en una guerra sin cuartel en la cual las únicas víctimas somos los trabajadores”.

“Digo esto con propiedad y responsabilidad, en el caso de los medidores todos los chilenos perdimos en forma transversal, menos las compañías eléctricas, y en el caso de la jibia perdió el país. La razón es que la capacidad de poder generar una mejor estadística e historial en esa pesquería se perderá y la ORP-PS (Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur), en un futuro no muy lejano, asignará una cuota país que incidirá directamente en el patrimonio económico nacional en lo que respecta a recursos naturales. Pero, ¿qué más podemos esperar de usted y quienes comparten su apatronada declaración o berrinche? Solo manifestar mi desacuerdo con su visión de democracia y bien común. Es una visión no tan democrática ni de bien común, es una visión de interés y defensa hacia un solo sector cerrando las puertas y oídos al otro”, sostuvo el presidente de Capitanes.

Terminó sosteniendo que los trabajadores de la pesca industrial “no bajaremos los brazos en esta lucha para defender nuestro único patrimonio, que es lograr, dignamente, a través del trabajo, llevar el sustento a nuestros hogares. E intentar realizar los normales sueños de un trabajador: una familia feliz, los estudios de los hijos y vivir una vida tranquila sin la permanente amenaza de que mañana estaremos sin trabajo. Es eso senador Quinteros, defendemos nuestro trabajo para poder llevar el pan a nuestros hogares, y como decían los padres de la democracia, para el pueblo “pan y circo”. Pero senador, el pan lo salimos a ganar diariamente los trabajadores de a pie que mueven este país generando las divisas y pagando los impuestos de los cuales salen sus onerosas remuneraciones, el circo… Bueno, el circo ya sabemos dónde está”.