Antes, durante y después de la visita de Estado de los reyes de Noruega, Harald V y Sonja, a Chile, grupos ciudadanos acusaron que el viaje se debía fundamentalmente a un lobby para impulsar la expansión de empresas salmonicultoras en la región de Magallanes y de la Antártica.

Lea >> Greenpeace: “La monarquía de la industria del salmón no puede conquistar ahora la Patagonia”

Lea también >> Por salmonicultoras: Ecocéanos entrega informe a embajadora de Noruega

Y para conocer la manera en que el gobierno del país nórdico responde a esos cuestionamientos, AQUA dialogó con la embajadora Beate Stiro (en la foto destacada, cuyos créditos son para Ecocéanos).

Lea >> Culmina visita de Estado de los reyes de Noruega a Chile

Al comienzo de la entrevista, la representante de Estado evaluó que la visita de los reyes, llevada a cabo en el marco de los 100 años de relaciones bilaterales entre ambas naciones, fue «muy fructífera y exitosa». A lo que añadió: «Apreciamos la cálida bienvenida que nos ha mostrado el gobierno chileno y el Presidente Sebastián Piñera. Las actividades que realizamos en esta visita reflejan la amplitud de temas que nos unen como países, como los océanos, el cambio climático, la Antártica y nuestro compromiso al libre comercio y el multilateralismo. Chile es un país aliado importante para encontrar soluciones a los desafíos globales y para promover el desarrollo sostenible. Valoramos mucho la colaboración que tenemos con Chile, y la visita de Estado ha reforzado todavía más los lazos entre nuestros dos países».

¿Cuáles fueron las razones detrás del viaje de los reyes Harald V y Sonja, y qué actividades del itinerario, en detalle, estuvieron relacionadas con el rubro acuícola-pesquero? Además, ¿con qué autoridades del sector, compañías salmonicultoras y ejecutivos se reunieron?

Uno de los objetivos principales de esta visita de Estado fue fortalecer las relaciones comerciales entre Noruega y Chile. Es que Noruega es un socio económico confiable, con alta experiencia en sectores como la acuicultura y las energías renovables. En este marco, el 28 de marzo se organizó una cumbre empresarial chileno-noruega en Santiago, en la cual la acuicultura fue uno de los temas. Muchas empresas chilenas y noruegas estuvieron presentes en ese evento exitoso. Además, el ministro de Pesca de Noruega (Harald T. Nesvik) tuvo una reunión bilateral con el subsecretario de Pesca y Acuicultura de Chile (Eduardo Riquelme), y también participó en conversaciones oficiales con el Presidente Piñera.

Vea >> [+FOTOS] Chile y Noruega se encuentran en cumbre de negocios

¿Por qué se decidió incluir en la comitiva a Harald Nesvik?

El ministro de Pesca acompañó a sus majestades con el motivo de fortalecer las relaciones bilaterales entre Chile y Noruega. En esta línea, su objetivo fue apoyar la cooperación comercial bilateral entre Chile y Noruega en relación a los temas de mutua importancia, como la pesca y la acuicultura.

Lea >> Ministro de Pesca de Noruega: “Ahora hay una mucho mejor imagen de la industria del salmón”

¿De qué manera el Estado noruego «supervisa» y garantiza que las operaciones de empresas de su país en el extranjero son sustentables, como por ejemplo las salmonicultoras que producen en Chile?

La industria acuícola hace uso de la naturaleza en su producción. Es un prerrequisito que los actores de la industria, independientemente de dónde se lleve a cabo la producción, cuiden el medio ambiente. Como naciones marítimas con largas costas dependemos del mar y compartimos un entendimiento común de la gestión sostenible de nuestros recursos.

El gobierno noruego, entonces, espera que las empresas noruegas respeten plenamente las legislaciones y regulaciones que se aplican en el país que operan. Además, esperamos que todas nuestras empresas operen de acuerdo a principios comerciales buenos y razonables, y que sean conscientes de su responsabilidad hacia la naturaleza y las comunidades en el área donde llevan a cabo sus actividades.

Lea >> Secretario de Estado de Noruega: «Cada empresa debe entender que están representando a un país»

El pasado viernes 25 de marzo, el diario electrónico El Mostrado publicó un artículo titulado «Visita de reyes noruegos desata la ‘Guerra Fría’ de los salmones en Magallanes» en donde se subraya que «es considerada por las comunidades australes como la más abierta de las gestiones de lobby en favor de las empresas salmoneras transnacionales, toda vez que hace un año en Argentina recibieron a los mismos visitantes, tras lo cual se realizó un convenio para llevar la industria de salmónidos a la Patagonia de dicho país». ¿Cómo responden a esos cuestionamientos y por qué decidieron finalmente incluir a la región de Magallanes, y puntualmente Puerto Williams, entre las áreas a visitar?

El viaje a la región de Magallanes fue impulsado por las temáticas que nos unen como países del extremo sur y del extremo norte. En Punta Arenas organizamos un seminario sobre la Antártica, enfocado en el cambio climático y la investigación conjunta sobre el uso sostenible de recursos marítimos. Noruega y Chile comparten experiencias similares respecto a sus historias con pueblos originarios y comunidades marítimas, lo que fue el motivo del viaje a Puerto Williams.

Lea >> Cambio climático y áreas marinas protegidas en la Antártica fueron foco de seminario Chile-Noruega

El gobierno noruego tiene la convicción de que debemos cuidar el medio ambiente y los océanos. El mundo va a depender cada vez más de los recursos del mar y para alcanzar los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) tenemos que producir más de los océanos. El uso sostenible de los océanos es una prioridad para el gobierno noruego y un asunto que buscamos promover a nivel internacional a través del Panel de Alto Nivel para Una Economía Oceánica Sustentable, iniciativa de nuestra primera ministra, Erna Solberg.

Lea >> Canciller de Noruega: “Debemos detener la depredación del mundo marino”

Y ese panel, ¿tiene entre sus focos a la industria del salmón?

El panel tiene como objetivo presentar una hoja de ruta para la transición hacia una economía oceánica sostenible a nivel internacional y promover la toma de decisiones basadas en la ciencia para la protección y el uso de los océanos. Y para garantizar una producción acuícola sostenible el cuidado del medio ambiente es importante para los operadores, independientemente de donde operen, y es importante que todos los aspectos ambientales de la industria se evalúen cuidadosamente cuando se considera el establecimiento de nuevas actividades. Sin embargo, cualquier decisión respecto a nuevos establecimientos corresponde en este caso a las autoridades chilenas y argentinas. Las autoridades noruegas no tienen ningún rol ni opinión en este proceso de toma de decisiones.

Lea >> [EN-ES] Argentina: Aseguran que no se avanzará con la instalación de salmonicultoras