En la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) se llevó a cabo la mesa de trabajo denominada “Identificación y validación de variables socio-económicas para el diseño de mapas temáticos dinámicos que incorporen los efectos del cambio climático en la pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala”, instancia que reunió a representantes de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), el Fondo de Administración Pesquero (FAP), el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (BCN), el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) y la PUCV.

El Dr. Claudio Silva, director del proyecto “Diseño de mapas temáticos dinámicos que incorporen los efectos del cambio climático en la pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala”, explicó que la jornada fue importante para compartir el conocimiento y experiencia de profesionales expertos de distintas instituciones sobre los problemas asociados a esta variación global y local del medio ambiente, además de poder vislumbrar los principales efectos sobre la dimensión socioeconómica y cómo medirlos.

“Algo destacable es el enfoque socioecológico, donde uno de los aspectos más importantes es la participación de los actores locales de la pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala, en conjunto con la institucionalidad pública que nutre la discusión entregando su visión, percepción y experiencia”, destacó el académico.

“El objetivo del taller fue obtener una visión multiinstitucional”, así lo puntualizó Camilo Veas, académico del Instituto de Geografía PUCV y coordinador de la iniciativa, quien agregó que el problema de comprender los efectos a nivel socioeconómico sobre las comunidades costeras tiene varias aristas que no solo afectan la extracción de recursos, sino que a las familias, sus medios de vida y estructuras organizacionales, y por ende la dirección o diseño de las políticas públicas, lo que fundamenta la importancia de un trabajo que vincule a todos los actores.

“La idea es que el día de mañana, cuando los pescadores observen el atlas, se sientan identificados y partícipes de su construcción, y reconozcan sus problemáticas locales. Es por esto que esperamos que este insumo se transforme en una herramienta para territorializar los problemas que generan hoy en las comunidades pesqueras, y sirva para orientar en alguna medida cómo se deben direccionar los recursos públicos, entendiendo además la gran diversidad geográfica que caracteriza a nuestras caletas”.

Una mirada institucional

En relación con el tema abordado en la mesa de trabajo, Esteban Donoso, jefe del Departamento de Gestión de la Información del Sernapesca, considera que hay una comprensión compartida de cuáles son los factores y efectos que tendría el cambio climático sobre las comunidades de un territorio.

“A pesar de que venimos de distintas áreas de la administración de las caletas, existe coincidencia respecto a los indicadores socioeconómicos que deben ser considerados. Creo que uno de lo más destacable, y que es vital para nosotros como Estado, es la capacidad del territorio de sustentar a las comunidades que allí habitan”, enfatizó.

Por su parte, Félix Inostroza, coordinador nacional del proyecto GEF-FAO ACCPA, indicó que lo más importante de esta reunión fue haber identificado indicadores sociales y económicos relacionados con la pesca artesanal, y que están siendo afectados.

“Me parece relevante el haber podido identificar cuáles son los impactos y los problemas que enfrenta la pesca, y sus indicadores para medirlo. Por otro lado, levantar la información a través de un FODA es clave, porque sustenta el diagnóstico de la pesca artesanal, pero siempre mirado desde la perspectiva de los indicadores socioeconómicos. Este es un proyecto que intenta ser muy práctico, no pretendemos generar más conocimiento sino herramientas que realmente apoyen al sector pesquero”, argumentó.

La iniciativa FAO N°12-2018 “Diseño de mapas temáticos dinámicos que incorporen los efectos del cambio climático en la pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala” se enmarca en el proyecto Global Environment Facility (GEF) “Fortalecimiento de la capacidad de adaptación del sector pesquero y acuícola chileno al cambio climático (ACCPA)”, de la Subpesca, el MMA y la FAO, y que está siendo ejecutado en cuatro caletas piloto: Riquelme (Tarapacá), Tongoy (Coquimbo), Coliumo (Biobío) y El Manzano (Los Lagos).