Este martes 23 de abril, Oceana publicó su segundo ranking de uso de antibióticos en la salmonicultura chilena –correspondiente al periodo 2015-2017–, en donde asegura que Salmones Aysén resultó ser una de las empresas que más antimicrobianos utilizó por tonelada producida.

Además, según la entidad de conservación marina, “se confirmó el mal comportamiento sostenido de Salmones Aysén, que tanto en el informe anterior del periodo 2012-2014, como en el actual, aparece entre las cinco que más antibióticos usó”.

Lea >> Revelan nuevo ranking de antibióticos en la industria del salmón

Consultado por cómo responden a esta denuncia y cuáles son las cifras que tanto la compañía y la autoridad han reportado en los últimos años, el gerente general de Salmones Aysén, Pablo Cajtak, aseguró a AQUA que “desde 2015 hemos implementado un programa de vacunación muy intenso que ha contribuido a reducir enormemente el uso de antibióticos (gramos/tonelada de pescado producido)”.

De acuerdo con el ejecutivo, desde niveles de alrededor de 525 gr/ton durante años previos al programa, han pasado desde: 546 en 2015, 244 en 2016, 132 en 2017 y 70 en 2018.

“El promedio de 2015-2017 es de 307 gr/ton, es decir, bajo el nivel país y sustancialmente más bajo –la mitad– que el del informe de Oceana”, enfatizó el ejecutivo, añadiendo que desconocen el origen de los datos de la organización no gubernamental (ONG) entregado estos últimos días. Y subrayó que están “solicitando una reunión con ellos para aclarar la información”.

Litigios y proyecto de ley

A su vez, la misma ONG acusa que “es insostenible que tras cinco años de litigios aún haya salmonicultoras que se niegan a dar la información sobre el uso de antibióticos”.

¿Están de acuerdo con que se deba entregar el detalle como lo pide Oceana, y también como lo estipula el proyecto de ley que actualmente se discute en el Congreso? Cajtak respondió que la postura de Salmones Aysén respecto a entregar esa información, “es no negarnos a entregarla, y así ha sido siempre nuestra respuesta a la solicitud, en un agregado a nivel de empresa. Nos negamos a hacerlo por centro. Y no está de más insistir que siempre, en cada centro y jaula se ha usado antibióticos en las cantidades y plazo de carencia autorizadas por las autoridades gubernamentales de todos los países donde exportamos: Japón, Estados Unidos, Brasil, Rusia, etcétera”.

Más adelante, subrayó que en 2017 un 43% de los centros de cultivo de Salmones Aysén obtuvo el certificado de libre de uso de antibióticos del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), mientras que durante 2018 un 63% de los centros alcanzó dicha certificación.

“La meta es acercarnos al 100%. Y la especie coho (salmón del Pacífico), que es la única que produce nuestra empresa, tiene mayores posibilidades de acercarse a esa meta pues su periodo de producción es más corto –prácticamente la mitad que un salmón Atlántico–”, cerró Cajtak, precisando que los centros certificados del 2018 fueron “Milagro” (código 101936), “Chanco” (100663), “Curvita” (100960), “Raliguao” (101974) y “Puluqui” (104066).