Ante la nota titulada “Antibióticos: Salmones Aysén desmiente datos de Oceana” y que fue publicada el pasado miércoles 24 de abril, la organización de conservación marina entregó AQUA una declaración que a continuación reproducimos íntegramente:

«Para la realización del informe ‘Uso de antibióticos en la salmonicultura chilena entre 2015 y 2017′, Oceana utilizó los datos entregados por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), los cuales fueron solicitados a través de la Ley de Transparencia. La información específica requerida fue las cifras sobre uso de antibióticos desagregadas por centro de cultivo de todas las empresas salmonicultoras con operaciones en Chile y su producción.

Como ya es sabido, no todas las compañías entregaron dicha información y entre las que se opusieron a ello se encuentra Salmones Aysén. Debido a esta negativa, el Consejo para la Transparencia ordenó entregar la información total sobre antibióticos, pero parcial sobre biomasa.

Esto explica que respecto de esta empresa se obtuviera información parcial sobre su biomasa, lo cual fue expresado en el informe, en el que con toda claridad y responsabilidad en el uso de los datos, se señala que: ‘Cabe mencionar que para calcular los índices de consumo de antibióticos por empresa solo se consideraron aquellos centros para los cuales se tuvo acceso a su información de producción de salmones o biomasa, así como sobre su uso de antibióticos, omitiendo aquellos centros para los cuales se desconocía alguno de estos datos’. En específico, para esta empresa, no se obtuvo la biomasa del año 2017, y solo información parcial de 2016.

Esto no hace más que confirmar la urgente necesidad de transparencia en la industria salmonicultora nacional. Lo que ocurre con Salmones Aysén no hubiese pasado si las empresas voluntariamente accedieran a entregar la información, lo cual refuerza más que nunca la necesidad de avanzar en una regulación que obligue a Sernapesca a publicar mensualmente las cifras de producción y antibióticos utilizados por cada centro de cultivo, proyecto que actualmente se discute en el Senado y que terminaría con esta lógica de ‘pedir permiso’ a las salmonicultoras para acceder a información de interés público y que puede comprometer gravemente la salud de las personas».