(Diálogo Sur) En 2009 se conformó el Comité de Defensa de Magallanes (Codema) con el propósito de rechazar la pretensión del primer gobierno de Sebastián Piñera de elevar las tarifas del gas. Fue el Codema el que organizó las dos primeras caravanas vehiculares que masivamente protestaron contra la política energética de Santiago (región Metropolitana), iniciando con ellas las que posteriormente se conocieron como las “Protestas del Gas 2011”, las que le costaron el cargo al ministro de Energía de la época y una baja considerable en la popularidad del gobierno.

Hoy, frente a la pretensión de las autoridades del Ejecutivo de frenar la explotación del carbón y la salmonicultura en Magallanes, el Codema vuelve a surgir de la mano del presidente de Fuerza Pyme, Ramón Vargas, dirigente que defiende los intereses de las pequeñas industrias y comercio en la zona austral.

En su participación en el programa de debate televisivo Diálogo Sur (véalo aquí), Vargas dijo que “hoy es el momento de defender el desarrollo y soberanía de Magallanes”, asegurando que existe un “peligro inminente” para las actividades productivas de la región porque “las autoridades están convencidas de que lo que leen en las redes sociales es la verdad”.

“Lo que pasa -argumentó el dirigente- es que la gente que trabaja no tiene tiempo de estar todo el día en las redes sociales, de mandarle mensajes al mundo político, como sí lo tienen los ambientalistas”. Vargas hizo ver que tomaron la decisión de “salir a las calles” a manifestar el rechazo de los pequeños industriales y comerciantes a la pretensión de “dejarnos sin la posibilidad de crecer y potenciar nuestra región con el cierre de la actividad minera y la salmonicultura”.

Lea >> Subpesca pide caducar cuatro concesiones salmonicultoras en Magallanes

El dirigente informó que durante esta semana se reunirá el directorio del Codema y que se generará un plan de acción para mostrar a la comunidad y las autoridades de que “existe una gran mayoría silenciosa que está de acuerdo con que en Magallanes se instalen actividades productivas que cumplan con todas las leyes y el cuidado al medio ambiente, y que, sobre todo, generen trabajo y con ello un aumento de la calidad de vida de los magallánicos y la posibilidad de poblar la zona más austral de Chile”.

Presione aquí para leer la nota en su fuente original de Diálogo Sur.

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Asociación de Salmonicultores de Magallanes.