Trabajadores pesqueros, de flotas, plantas y empresas de servicios dependientes de la actividad industrial, acusaron que la decisión del Senado de aprobar la idea de legislar la denominada ley “corta” del Ejecutivo, refundida con tres mociones congresistas, afectará “muy drástica y negativamente la continuidad y calidad de los empleos en el sector”.

Lea >> Aprueban proyecto que pone fin a renovación automática de licencias de pesca industrial

El presidente del Sindicato Interempresa de Tripulantes de la Provincia de Concepción, Hugo Roa Roa, aseguró que las licitaciones es uno de los temas que los “golpea fuerte porque tenemos la experiencia de, por ejemplo, cuando el año pasado se licitó el 15% de la cuota global de jurel significó que cada compañía perdió ese porcentaje de la cuota global lo que, obviamente, tiene un efecto negativo en los trabajadores”.

Y añadió: “En el Senado votaron en general la reforma a la actual ley y las licencias transables dejarían de renovarse en 2033, lo que implica que las compañías empiezan a preparar bajando costos fijos, no renovando flota, etcétera, y habrá un efecto dañino sobre los contratos colectivos que llevamos décadas negociando y en los que hemos logrado muchos beneficios. Este trabajo queda expuesto a transformarse en empleo por temporada; estamos muy, muy preocupados”, enfatizó Roa.

Por su parte, el presidente del Sindicato Interempresa de Oficiales de Máquina Marina Mercante Nacional y Naves de Pesca, Eric Riffo Paz, dijo que “es preocupante” que la idea de legislar la ley “corta” refundida no contemple planes de mitigación ni plataforma social ante las consecuencias que pueden acarrear normas como el cierre de la pesca de arrastre, nuevo fraccionamiento y cambio en las licitaciones, lo que -a su juicio- perjudica el empleo formal.

Aunque preveían, agregó, que ocurriría lo que acontenció si entraba al Congreso un proyecto de ley que propone modificar las Licencias Transables de Pesca (LTP) y temas que se fueron añadiendo, y esperan que en la tramitación en particular “no sea tan nefasto”.

“Los trabajadores de la región del Biobío no fueron suficientemente respaldados. Respecto de licitaciones, es un procedimiento que se ha hecho desde hace años en Chile y en el mundo y en todos los casos ha tenido pésimos resultados. Concentran la propiedad y agotan los recursos”, afirmó Riffo, conminando al Senado a decir: “¿ qué pasó con la licitación del 15% de sardina, con la del 15% del jurel, mismo porcentaje de anchoveta; no entraron más actores, sino que pasó lo contrario”, aseveró.

Por ello es que los trabajadores, ahondó, están solicitando que “se fijen por ley reglas claras para quienes se adjudique los derechos de pesca, porque si no, vamos a perder empleos y estamos pidiendo que frente a una licitación exista un ‘Reglamento de Protección Laboral’ como ocurre en otras licitaciones que se dan en Chile, como sanitarias, Junaeb (Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas), puertos, entre otros”.

Lea >> Artesanales aplauden fin a renovación automática de licencias de pesca industrial

Lea también >> Confederación de pescadores cuestiona aprobación de la ley “corta”