A las 00:00 horas de este miércoles 22 de mayo comenzó a regir para las regiones de Maule y Biobío el Plan Especial de Fiscalización para la reineta, medida inédita que busca poner en valor este importante recurso de la pesca artesanal, el cual en los últimos meses se ha visto afectado por una intensiva extracción ilegal, de acuerdo con los datos analizados por la autoridad pesquera.

Así lo explicó la directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, quien destacó el carácter inédito de esta medida, la cual establece que a partir de ahora todas las embarcaciones artesanales que operen sobre la reineta en dichas regiones, deberán dar aviso de su recalada, y seguir el procedimiento establecido en las resoluciones N°1804 y N°2055 de la autoridad pesquera, que están disponibles en su sitio web.

De esta manera, Sernapesca estableció para las embarcaciones menores un proceso equivalente a la certificación obligatoria que tienen las naves de 12 metros de eslora o más, logrando así un control apropiado de los desembarques de este importante recurso, muy consumido en el mercado interno, y que en los últimos meses ha visto fuertemente incrementada su extracción: si durante el año 2018 se desembarcaron 18.000 toneladas en la región del Biobío, en lo que va de este año ya se han registrado más de 12.000 toneladas, sólo en el puerto de Lebu.

“La reineta sólo está sujeta al régimen de acceso, como única medida de administración, ya que no tiene establecidas cuotas, vedas ni talla mínima. Por ende, la extracción explosiva de estos últimos meses, sumado al incremento en el número de hallazgos y denuncias por extracción o comercialización ilegal de este recurso, es una situación que nos preocupa y en virtud de ello hemos establecido este plan especial de fiscalización”, indicó la directora nacional.

El plan también determina el puerto pesquero artesanal de Lebu como punto de desembarque autorizado, donde inspectores del Servicio realizarán verificaciones en terreno de las capturas. En el resto de la región, así como en la región del Maule, Sernapesca podrá establecer procedimientos de verificación presencial o remota para otros puntos de desembarque dependiendo del análisis de riesgo que realice la entidad. Cabe consignar que Lebu es el principal puerto de desembarque de este recurso en la zona, con más de 690 embarcaciones operando sobre la reineta. Por otra parte, la región del Biobío concentra más del 70% de desembarque de reineta a nivel nacional.

“Con este proceso de ordenamiento y control, queremos minimizar las actividades de pesca ilegal, y para ello hemos reforzado la dotación en terreno, lo que nos permitirá aumentar también los controles a medios de transporte y comercializadores, así como la fiscalización que se realiza en zonas de pesca junto a la autoridad marítima”, señaló Gallardo.